martes, 29 de diciembre de 2015

Un hombre cualquiera




Un hombre cualquiera

     Notaba una atípica debilidad en la cubierta de color que cubría mi cuerpo, sospeché que la influencia procedía del nubloso tinte que respiraba como aire, una mezcla ácida, provocada por la abruma de las indolencias terrenales y un pavoroso paquete de silenciosas palabras flotando por el aire. La claridad oscurecía y vacilaba.

     Estoy suspendido en una realidad que posee un aura para la que no encuentro calificativo, por lo que percibo un ineficaz diccionario de ofertas. Dicen de dejar las cosas al azar, empero, ¿qué significa eso? Tiende a sugerirme otra ambigüedad. Siempre viví con lujos y alegría  las Navidades pasadas, ¡Gente querida cantando villancicos mientras los niños tocaban las panderetas y jugaban!     

     Tenía un buen empleo y bonita casa, de todo me expropiaron.  Mi esposa y nuestros dos hijos se han ido a vivir a casa de mis suegros. Yo finjo para ellos estar en otra ciudad a la espera de un nuevo hogar y trabajo, ¿me creerán cuando les digo que estoy a punto de conseguirlo? Entretanto busco en los contenedores  y mendigo la comida del día, y hoy, Noche Vieja y última del año, con uno de mis mejores trajes a la espera de que me sirvan en un centro social una comida adecuada a la fecha, junto a otros rostros tristes que tratan de olvidar. ¿Es el azar esto? ¿Es la sociedad?

Mila Gomez.


viernes, 11 de diciembre de 2015

Caja de Pandora





   Hubo un momento que pareció abrirse la caja de Pandora, una redonda y orlada con cuentas plateadas en su centro. Alojada en un lugar secreto en donde deposito mis recuerdos. 

   De allí salió de todo, la caja de Pandora contenía risas y desdichas que di y recogí a partes iguales, o no tanto, en comunión con personas que conocí. 

   Reviví  ¡gracias!,  que di con sinceridad,  ayudas que presté y caras que iluminé con palabras de afecto. También reviví la cara afable que me regalaron. Una dadivosa entrega. Muchos de nuestros días están plagados de  sonrisas. 

   Reviví después, escenas en las que mi proceder "pudo" haber provocado ira o recelo, u otro nefasto malestar, a causa de no haber encajado bien en el otro mi falta de tacto o usar palabras inapropiadas para la ocasión, o por aquellos pensamientos que alejan de la buena obra. Y, en su otra versión, las sufrí en carnes. Somos sensibles y, ¿Quién no comete errores?

   En definitiva pensé, tras haber vaciado la caja de Pandora tanto como quiso abrirse, y que recuerdos estuvieron encima de la mesa mental, sopesé que tanto los recuerdos bondadosos como los malsanos, estaban casi a la par.

   Los coloqué en la balanza de mi eje y allí descubrí que tuve más recuerdos buenos que malos, sin embargó también comprobé, que pesaban más éstos que los buenos. 

   Y sentí, que los actos que me dañaron los llevaba dignamente y ya no causaban pesar, excepto en el recuerdo para aceptarlos, sin embargo, aquellos fallos que "creía" haber cometido con mis semejantes, se quedaron conmigo causándome perturbación, eran parte de la carga que sostenía mi piel y corazón. ¡Eso era lo que pesaba!, razoné, que  siempre sería más llevadera la carga si el daño me lo hiciesen a mí; porque nadie daña a nadie sin que le cueste un fuerte dolor, aun más que el del adversario.  Eso a veces lo muestra la caja de Pandora. Y  yo quería ser sana. 

   Y entendiendo este dilema mío, la caja de Pandora me mostró otras sutilezas de esas mal llevadas deformaciones.

   Reviví con más intensidad, veces que supe querer y hacer reír compartiendo la buena dicha, pura felicidad. Darme cuenta de que en mi imperfección, también se encuentra la perfección de las cosas, puesto que yo no sé si le hice un daño o un favor llamándole idiota; fuera posible haberle dado una buena lección.  

   Mi condición humana siente la oportunidad de combatir y darle la vuelta a la tortilla;  adquirir el hábito diario de ofrecer muestras gratificantes llevaría el tiempo que me propusiese yo. "Haz el bien y no mires a quién" ¿Cuánto vale una sonrisa o un aprecio? ¿Y cuánto cuesta entregarlo de verdad? A partir de ahí, ese saco imaginariamente sólido pendido en lo alto de la espalada, empezaría a caer por su propio peso y haría sentirme liviana. Esa famosa mochila que hace cosquillas, y según a quien, pesa más en unos que en otros. 

   Concluí, que proferir una ofensa por venganza, orgullo o desatino, mermaba las defensas dejando vulnerable para que la salud perjudicase, simplemente me dije; vive a tu santa manera sin dar excesiva importancia a las cosas. Todo suma y pasa. 



Mila Gomez



Todo 
pasa y todo 
vuelve, eternamente
gira la rueda 
del ser. Todo
muere, todo
reflorece; eternamente
se edifica la 
morada del Ser.

"Friedrich Nietzsche"



Imagen de internet.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Premios y Agradecimientos.


Esta es una entrada festiva, de las que se hacen de vez en cuando y con una ilusión diferente.  Desde el mes de octubre he ido recibiendo fantásticos premios, ¡en total cinco! uno por partida doble, todo un honor y grata satisfacción el poder ahora agradecer las entregas a quienes me los otorgaron.  Son compañer@s a los que aprecio sinceramente, y que valoro su peculiar estilo de enlazar letras y renglones con las que me recreo en sus narraciones. Con ellos aprendo, disfruto y emociono, también sonrío y río a mandíbula abierta. Sabedores del arte de la escritura, altamente recomendables sus lecturas.  


MUCHAS GRACIAS A;

*Irene G. Y su blog La Quimera. +Irene G. 
*Francisco Moroz  Y su blog Abrazodelibro. +Francisco Moroz 
*Julia C. Y su blog Palabras y Latidos. +Julia C. 
*Chari Y su blog La Voz de las olas +Chari BR7 


PREMIO BLOGGER HOUSE
Concedido por Irene G. y su blog La Quimera.


El Premio Blogger House es un premio a la contribución positiva de aquellos blogueros que tengan un blog actualizado regularmente y con contenido de calidad. Un premio a la constancia y a la pasión por lo que se publica.
Los requisitos de este premio son:

- Agradecer a la persona que te lo entrega.            
- La nominación de 10 blogueros que a título personal contribuyan de forma activa en la blogosfera.
- Notificarlo públicamente a los nominados.
- Poner el logo en tu Blog.
 


Mis nominados para el premio:
-Julia C. y su blog Palabras y latidos.
-Anna Hernández y su blog Recuerda las películas de tu vida. 7º Sentido.
-Juan Guerrero (ver perfil)
-Ciudad Baigon y su blog Stress (Sensación-Imaginación-Memoria)
-Virginia Vallina y su blog Relatos, Cuentos, Historias.
-Francisco Moroz y su blog abrazodelibro.
-Ana María Pedraza y su blog Blog de Ana María.




PREMIO NENE-A TU VALES MUCHO

Premio cuya creación es obra de Julia C y su blog Palabras y Latidos.

Este premio me lo concedió Francisco Moroz y su blog abrazodelibro




Las normas son sencillas:
-Acéptalo solo si te apetece, sin compromisos. A mí me hace la misma ilusión dártelo.
-No tienes que mencionarme, ni seguirme, ni agradecer nada.
-Ponlo en tu blog si te da la gana, si no, tómatelo como una muestra de lo mucho que aprecio tu trabajo y a ti.
-Puedes pasárselo  otros si te apetece, la condición es que sientas que tú les dirías eso mismo si los tuvieras enfrente. Pongamos que se lo dices a diez compañeros, por ejemplo, o no.


Mis nominados son:
-Mari Carmen (ver perfil)
-I. Harolina Payano T. y su blog Acércate, comparte y fluye.
-Rocio "R.O" y su blog Bienestar Psico-Social
-Cindy Groubx y su blog Myths,Fairhs,And Me
-Chari BR7 y su blog La voz de las olas.

 Dos PREMIOS A MIS RANITAS LECTORES
Premio cuya creación es obra de Rosa Barros Canuria y su blog Cuéntame una historia

Este premio concedido también por 
Francisco Moroz y su blog abrazodelibro y 
Por Julia C y su blog Palabras y Latidos.





Para este premio tampoco hay normas que valgan.
Debe ser dado de corazón, a blogs que realmente se consideren amigos. Puede ser uno, o cientos. Ni siquiera hay que avisarles porque ellos se enterarán, y se darán por enteradas, o no, según prefieran. No importa dárselo a alguien que ya lo tiene…


Mis nominados son:
-Consciencia y Vida Magazine y su blog con el mismo nombre.
-Flora Rodriguez y su blog Entrealtibajos
-Mariguem Saldelapuro y su blog Pequeños Trucos para sobrevivir a la crisis; trucos, regalos, pelis y vida feliz.
-Mayflor y su blog Las Palabras más hermosas son, las que aún no te he dicho.

PREMIO “BLACK WOLF BLOGGER AWARD”
Premio concedido por Chari BR7 y su blog La Voz de las olas






Las reglas del premio  son las siguientes:
-Escribir sobre lo que sientes y tus motivaciones a la hora de recibir el premio
- Poner en tu blog la imagen del premio.
-Nominar a 15 blogs
-Seguir el blog que te ha nominado y agradecerle el premio.


Mis nominados son.
-Irene G y su blog La Quimera.
-Glosmarys Camacho y su blog Pluma Tinta y Papel.
-Eva Mercader y su blog La Ciudad Esmeralda
-Buscando Mi Equilibrio y su blog Buscando mi Equilibrio.
-Alicia González y su blog Mi TópicaAtípica: Códigos 
-MariJose y su blog Sonrisas de Camaleón.


¡ENHORABUENA A TODOS Y TODAS!. 







Aprovechando esta entrada festiva quiero hacer mención a un nuevo regalo que se me ha concedido por participar con mis publicaciones y presencia. Se trata de un premio muy especial otorgado por la comunidad en la cual soy moderadora. Saliendo de la Matrix. Y por ser también la comunidad muy especial para mí, quiero mostrar mi agradecimiento a Consciencia y Vida Magazine, propietario y creadores del original premio. Decirles que participando en Saliendo de la Matrix, es parecido a entrar en una casa en la que siempre eres bien recibida, hay amigos y amigas, comentarios que se convierten en conversaciones, risas e intercambio de opiniones, eso y otras buenas relaciones es lo que me llevo cada vez que participo. Y por eso, les doy las gracias a Consciencia y Vida Magazine, por su buena y entrañable acogida.   
¡GRACIAS!

PREMIO EXCELENCIA
SALIENDO DE LA MATRIX.
Concedido por la comunidad Saliendo de la Matrix





lunes, 30 de noviembre de 2015

Mora




    

     Jugaban al fútbol dos equipos considerados buenos rivales en la profesión. El partido lo estaban emitiendo por televisión y en el bar de Claudio, disfrutaban los fans de los dos equipos, a cada quién con su color. Había más gente de lo habitual y los camareros no paraban de servir bebida. 

     La caja iba bien y todos los asistentes estaban contentos hasta que se emitió el primer gol, ahí empezó una pequeña piña a desentonar. La piña se agrupaba o separaba según los goles y maneras de lograrlos, ¡pero era normal!  Estaban acostumbrados y contentos con el ambiente festivo y disputado, y al terminar el partido excepto los menos fiesteros, se tomaban una copa juntos mientras seguían con sus disputas. Eran gente del barrio, conocidos la mayoría.     


     Claro que a la confianza, si añades una sobredosis de estímulos producidos por el efecto de la victoria o derrota que  van viéndose en el transcurso del partido, puede que se altere una frase y sea la confianza la que mata si alguien no tiene suficiente cordura. 


     Una de las mesas ocupada por dos hombres jóvenes, más que ver el partido se entretenían con sus tertulias de amigos, reían de sus conquistas en tono bajo sin poder evitar molestar de tanto en tanto, a los colegas de la otra mesa. Seguían hablando y uno de los jóvenes refiriéndose a una chica dijo, que tenía el pelo como una mora.  Dicho justo cuando metieron otro ruidoso gol, y uno de los colegas de al lado, ya molestado anteriormente, a causa de los aplausos fanáticos solo pudo escuchar de la mesa vecina la palabra mora.  


     Ese hombre colega se llamaba Color, y tenía por novia a una mujer de origen musulmán. Puede que no se considerase racista, pero si consideró que el joven que pronunció la palabra mora si lo era, o bien Color mezcló ese ideal con el gol que no quería, el fútbol tiene a veces esa maestría, la de embotarnos la cabeza.  El caso es que a Color, la simple mención de mora le dolió como si le hubieran hecho una ofensa, se levantó furioso llevando un botellín de cerveza en la mano.


     Se avecinaba una pelea y hubo levantamientos de manos y voz, malentendidos que no se entendían. Se hizo una especie de corrillo alrededor de los peleantes, con el amago de separarles o seguir de reojo el partido. Se gestaban apuestas internas.


     ¡Qué suerte! La sangre no circuló ni hubo graves incidentes,  había en el bar alguien que no había perdido el control del día ni situación, el dueño del bar, Claudio, esa noche era de caja y buen servicio y no había tiempo de enfrascarse con la bobada del fútbol. Tomó a buen acierto la situación y cuando dieron las explicaciones el joven, y el colega Color. 


Resultó ser; 


     Que el joven al decir que la chica de la que hablaba con su amigo tenía el pelo como una mora, se refería a que tenía el pelo tan rizado y negro como la mora de la zarzamora.


Mila Gomez.

Primero te sentarás en la hierba, 
un poco retirado de mí, yo te miraré    
de reojo y tú no dirás nada. 
Las palabras son fuente de 
malentendidos. 

"Antoine de Saint Exupéry " (El Principito)

























domingo, 22 de noviembre de 2015

Un Viajero en el Tiempo


En el pueblo de Lagunas han sido tres las que viví con tres cuerpos, emociones y relaciones diferentes, en la que siendo tercera aún razono como cualquier otro, advino un conocimiento de la reciprocidad que nos ofrecemos al conocernos, y los desenlaces que ocasionamos con nuestros actos.

Me he visto ataviado de tres épocas, en las cuales tuve libertad para elegir entre una u otra elección, y cada toma de decisión fuera consciente o de proceder inconsciente, ni una sola se libró de repercusión. Significa que si yo dije si, o no, a algo, ya fuera un pensamiento, atraje al particular mundo en el que se recrean todos mis actos, a aquellas personas y situaciones a las que le llegó en alguna honda mi respuesta. Y nada sé, de haber realizado semejante proeza. Por lógica y afinidad estas personas sumaron y atrajeron a su vez a otro grupo de personas más las situaciones, así hasta formar una cadena humana de encuentros inverosímiles, gracias a una sola aportación que generó tantas como la cuantía de todos. ¡Es increíble! Me da en pensar que estamos más unidos de lo que jamás llegaré a descubrir, ni siquiera imaginar, sería capaz de creer que si el mundo sufriera una patología mundial, con que uno solo de nosotros tomara una decisión correcta el mundo se salvaría. Sería un futuro idílico para una próxima vida. Y como digo yo. ¿Por qué no?

Una frase célebre que hace referencia a ello dice. 

"el simple aleteo de las alas de una mariposa, puede cambiar el mundo".

Albergo la sensación de pasearme por los mismos escenarios y encontrado con idénticos actores, y aunque sea de pasada todos tenemos algo que decirnos en la mirada del recuerdo. Vale una sonrisa de sincero aprecio para que cada uno prosiga su camino sin carga. 

Comprendí que había compartido por siglos casa, amor, amigos y enemigos por una buena parte del planeta, y que el fluido caliente que circula por mis venas conserva la esencia de la primera vida.  

De las muchas habilidades aprendidas en cada una de las que viví, aun conservándolas  todas, en cada vida desempeñé la que necesitaba ponerme a prueba.

La sabiduría de la vida nos une y desune hasta que sepamos tratarnos primero como hermanos, luego, igual que a uno mismo.

Las obras que realicé dañando a semejantes o de las que salí perdiendo, las consecuencias se fueron pasando de una a otra vida y a la siguiente, creando una corriente imantada que me volvió a unir a las obras para deshacer las consecuencias. Parezca que el electromagnetismo me acompaña para actuar de una forma concreta y atraiga aquello que permita avanzar. 

La vida que conozco nos une entre sí sin saber nosotros para qué. Mi Alma dejó un cuerpo en polvo y Ésta en otro tiempo ocupó otro aspecto para continuar experimentando a través de un nuevo rango físico.

Transitaré por el tiempo de la horas hasta  saberme libre como el Viento.                      

"el simple aleteo de las alas de una mariposa, puede cambiar el mundo".


Hoja del diario de "Un viajero en el Tiempo"

Mila Gomez. 

Si quieres leer la primera vida de Un Viajero en el Tiempo  Clica Aquí.


jueves, 19 de noviembre de 2015

Una vida como Templario



Me mostraron...
Observé y escuché...
Sentí que estaba siendo yo...
Y lo supe.








     Tres vidas atrás, allí me remonto y en el mismo lugar en donde me he vuelto a parar ahora, en este presente de interrogantes y filosofías. Y así, de esta manera viví aquella historia junto a los mismos transeúntes que a diario me cruzo, de nuevo aquí, en lagunas.

     Otrora cometí errores graves causando  dolor y aflicción, hay que saldar las cuentas del caballero que fui. Retribuir mis pagos allá en dónde mis vuelos nacientes me posaron con cariño, y unas heridas tienen que sanar. 

     Edad Media, primeros años del siglo XIII. Siendo Maestre Templario acudo a Lagunas con un escudero. El pueblo natal y en el que residía mi familia era cercano  y pertenecía a la misma provincia, conocía bien los caminos y a unos cuantos  asaltantes aviesos de botín y fechorías, lo que daba preferencia a que fuera yo, encargado de cumplir con la misión. 

     A unos ciento veinte kilómetros aproximadamente de Lagunas, se descubrió una pequeña cueva con la imagen de una virgen adentro. Devotos, que por entonces necesitados de fe acudían a adorar las milagrosas apariciones, empezaron su peregrinar atravesando la comarca deteniéndose por los pueblos próximos. 

     La Orden del Temple conocía a los regentes del castillo de Lagunas, me enviaron allí para  proteger, y conducir hasta la cueva a los peregrinos que pasaban por allí. No fueron muchos y éstos distanciados a los que amparé, una larga temporada que permitió realizar mi trabajo y conocer a los habitantes que encantados con mi comparecencia, me otorgaron la oportunidad de ayudar de mil maneras diferentes y consuelos, era para ellos un valiente ejecutor de los designios del Señor. 

     Entretanto me hospedaba en la casa castillo de Lagunas, allí los ilustres y distinguidos comerciantes celebraban reuniones sociales de diferentes índoles, algunas amenizadas con suculentos banquetes y distracciones. En la primera reunión oficiada a la que asistí conocí a María, acostumbrada a pasar frecuentes temporadas en Lagunas visitando a sus familiares, coincidí en una de sus estancias. La acompañaban su esposo y una hermanastra, Marcela. Nuestros ojos se encontraron al unísono y por segundos desaparecieron las demás caras y decorado, no supimos como reaccionar y agachamos la vista al suelo, igual a descubiertos en medio de un pecado.

     Siempre tuve  claro lo que significaba mi cargo y gustoso y en aceptación desempeñaba, nunca planteé la posibilidad de enamorarme, ni siquiera imaginaba pudiera existir un ser tan bello dotado de voz y cuerpo, no obstante fue conocer a María y descubrir al instante el amor en su persona, a ella le pasó lo mismo. La situación comprometida en los dos es bastante obvia, ligada a la separación de nuestro cada día más ardiente y acelerado amor. 

     María  pertenecía a la clase señorial, era observada por mil ojos y maneras diferentes, fuese donde fuese era el foco de atención. Por mi parte sucumbir a su amor significaba perder la vida, uno de los votos que juré obedecer a la Orden fue la castidad. Sin embargo, ¿Cómo negar, ocultar, y apartar ese amor descubierto sin escucharlo ni entregarse a él, cuando todos los poros del corazón estaban abiertos a la entrega? Era una locura que nos hacía enrojecer de pasión e impotencia. 

     Un día el azar y las coincidencias nos dejaron a solas  para que nuestros sentimientos se encontraran y conociesen, a partir de entonces nos fue imposible negar la tentación del amor, y nos entregamos el uno al otro pese a todo pronóstico funesto. Los encuentros eran preparados con la complicidad de su hermanastra Marcela, en una de las casas vacías de la familia.

     Nos amamos con la desesperación de quien sabe ha de terminar la expresión sublime de semejante amor a destiempo. Nuestros cuerpos y Almas expresaban su voluntad hasta en el más íntimo rincón olvidado. Llegamos a amarnos hasta en la imaginación.

     Había en Lagunas un hombre aburguesado, taciturno y solitario enamorado en secreto de María, si bien no para ella que cansada de rechazarlo y deseando alejarlo de su vista, le había amenazado con contárselo a su esposo si volvía a molestarla. Éste, viendo el peligro que corría si se llevaba a cabo la amenaza de María, optó por alejarse de ella sin dejar de acechar sus pasos; pendiente de ella conformó su desdeñado amor. 

     Olvidados de él, pendientes el uno del otro nos centramos en nuestro amor y furtivos encuentros. El hombre que no la perdía de vista mientras podía, nos descubrió e ideó un plan de venganza para su amor enfermizo. Se propuso robarme los hábitos de Templario, y en la oscuridad de la alcoba pasarse por mí ante María que sería al fin, como anhelaba, suya en carne. 

     Así fue que al entrar en la casa de los encuentros me esperaba espada en mano, y lógicamente tuve que defenderme. En plena absurda lucha entró María y Marcela, la entrada de las mujeres bajó mi guardia y el adversario aprovechó para herirme en un costado. Acto seguido encaminó sus pasos por entre las mujeres y salió herido de rabia. Marcela aconsejó a María se quedara a mi lado mientras ella iba a buscar ayuda. El secreto fue manifiesto.  

     El castigo que se impuso al osado fue el máximo que en aquella época se esperaba, lo empalaron. En cuanto a mí, la Orden no se privó de castigarme de palabra y obra, eso sí, se me perdonó la vida. Fui expulsado de la Orden durante varios años y me exilié en otra provincia, allí rehíce mi vida al lado de Inés, una mujer a la que quise mucho y a la que no tuve tiempo de amar mejor. La Orden me encontró y volví a ser admitido, exactamente fui obligado a ocupar un rango inferior al antepuesto, era el pago por habérseme perdonado la vida en otro momento.  Abandoné a Inés sin saber ella el motivo.

     María quedó tan afectada, que poco le importaron las represalias que asumió con sinceridad ante su esposo, confesando nuestro amor.

La riqueza, la religión y la posición que ostentaba, hicieron que fuera  perdonada, olvidado el adulterio  y siguiera con su vida atada a los intereses comunes de ambas familias, empero, debajo de las sonrisas se ocultaban  desavenencias y juicios envenenados.  

     El corazón nos quedó desgarrado y ya nada importaba como íbamos a vivir a partir de entonces. Los cauces a los que desembocaron los respectivos destinos fueron alterados por nuestro acto, dejando secuelas que tarde o temprano se tuvieron de enderezar sin estar nosotros presentes ni juntos.  


Lagunas es significativo y especial
a mi memoria celular, fue aquí que
conozco a Francisco. Su mirada honesta
se posó sobre mis ojos como si me
hubiese reconocido de otra vida aún
más ancestral. Los dos estábamos de paso,
él tenía la misión de salvador de Almas que
cumplía a la perfección. Tuve el
gratificante honor de verle y deleitarme
con sus oratorias y subliminales
mensajes, además de contar con
 su compañía en algunas
 de las escoltas a peregrinos que realice.
Desde aquella su última vida terrenal,
es Compañero  Espiritual de mis
andaduras terrenales.

Continuará con la siguiente y segunda vida al lado de María. Clica Aquí.

Hoja del diario de; "Un viajero en el tiempo"

Mila Gomez.


martes, 17 de noviembre de 2015

Reencontrados





Y lo supe.



     Desperté de sueños y visiones, durante un buen trecho del camino vagué por los recónditos entresijos de mi subconsciente. Ahora todo tiene la textura de mi realidad actual. Otro cuerpo y edad a punto de completar una parte de la experiencia, enamorado y al lado de la tan amada María. Por cuarta vez unidos por el amor, en ésta ocasión de vida capaz los dos, de superar las pruebas que nos puedan querer separar, liberando temores y limando asperezas. La diferencia es, que por haber sido respondido a tantas preguntas pasadas, se me ha otorgado  licencia de obrar con más consciencia. 

     Cuando, en un año del pasado siglo empecé a buscar el recuerdo de María, éste apareció en dos formas femeninas parecidas en físico al que tenía la María de mis otras vidas. Sin embargo, enseguida el instinto me sugirió buscar otro aspecto que fuese más llamativo a mi recuerdo memorial. Y la encontré, y lo supe al conocer en ella similar carácter serio y de liderazgo. 

     Por entonces los dos estábamos comprometidos con otras personas, yo a punto de casarme,  ella creyendo estar enamorada de un hombre  similar en el físico que recordaba en mi anterior físico. Antes de fundir y compartir nuestros secretos amatorios, los dos rompimos con las relaciones que nos habían confundido.  Éramos libres para amarnos sin mediar nada ni nadie. 

     Nos habíamos encontrado y María también intuyó, que estábamos destinados a estar unidos por un verdadero amor. El proceso de adaptación fue corto, y nos amamos con la seguridad de quién ha encontrado lo que se dice, su media naranja. Aquella tan anhelada que parece no llegar nunca. 

     María en esta ocasión nada tenía que ver con riquezas o poderes. Nació en familia humilde, de las que entre unos y otros se ayudan para salir adelante. Era la primera vez que María volvía a la Tierra con tanta sencillez, a raíz de haber aprendido la lección del desapego  en su anterior peregrinar.  No del todo suelto, pero si mucho resuelto. 

     En un punto, la vida nos puso a prueba otorgándonos dificultades, había llegado la hora de enfrentarnos al destino tomando una decisión. De la folklórica y bella ciudad nos trasladamos a Lagunas, fue pura intuición lo que nos trajo a éste pequeño espacio, un pueblo marcado en tinta por una memoria colectiva de los que aquí viven, y de los que hemos vuelto para vivir y reencontrarnos con los demás.

     Yo sabía (en letras menudas), quién había sido  para mí en otros tiempos del recuerdo, ella nada sabía excepto su parca intuición. Teníamos una  misión conjunta. Corregir errores principalmente de aquella vida en la que yo fui un capataz y ella la señora de la hacienda. Una vida en la que los dos vivimos como la ira y la venganza se ensañaron con los corazones de muchas gentes. Y con el nuestro, que sangró de dolor.  


     En mis vuelos nocturnos por las realidades de otros momentos vividos, solo, o con la compañía del Guía Francisco,  fui sonsacando al Universo detalles que me pudieran ayudar a solventar tantos malentendidos.  En el aire fluctuaban las malsanas energías que creamos entre todos, y se enredan y camuflan en las nuestras del presente. María seguía sin saber y los comienzos con los nuevos vecinos la alteraron en demasía, la volvieron irritable y quería marchar, por otro lado decía tener la certeza de que aquel era su lugar.

     En lo primero que se fijó fue en una enorme casa de las afueras, rodeada por vallas y dentro con muchos arbustos y vegetales.  Una casa solitaria en la que no vivían más que fantasmas. Una casa desmantelada por dentro, saqueada de sus riquezas y que sus actuales propietarios, desde la ciudad en donde vivían la custodiaban para que no se viniera abajo. Todo el contorno de la hacienda era lúgubre y misterioso, aún conserva las esculturas que yo ayudé a construir junto a mi amigo. 

     Cuando María vio la casa quedó prendada en ella, se obsesionó tanto que en sueños la visitaba, de allí salía corriendo al ser perseguida por los espíritus atrapados que la habitaban, debido a los maleficios que allí se practicaron. Por el día repetía que aquella casa le pertenecía, era suya y la quería comprar.  Pregunté para tranquilizar su ansia, ni la vendían ni hubiéramos tenido el dinero necesario. Aún sus descendientes seguían teniendo apego a las opulencias. Se conformó, pero siguió visitándola en sueños hasta que se asustó de verdad y dejó de acudir. Ya no la quería. ¿Qué mejor prueba?, cuando le dije la verdad sobre la casa. Allí estaba su gran mansión, y muchas otras propiedades añejas, burlándose de todas las Almas que dan el amor por una fachada.

     Nuestro trabajo en el pueblo de Lagunas  más mi carácter extravertido y el serio de María, eran conocidos y nos tocó servirles de alguna manera,  esa era la finalidad, invertir los papeles de la otra vida con algunos de ellos, adaptados  a la actual época. María lo llevó fatal al principio al no comprender lo que le pasaba, pero su destino lo realizaba con dedicación y comprometida.  En Lagunas estaban casi todos los que fueron sus obreros, la mayor parte del pueblo, entre ellos mis hermanos, que a todos los tengo aquí de nuevo, ocho exactamente. María tiene aquí a sus dos hermanas de entonces, también a quienes fueron amistades de su rango. Y muy lentamente y con paso firme, se ha ganado el respeto de todos a los que de alguna manera, hirió entonces y se sintió herida. 

     Chispas saltaron dentro de María cuando conoció al que fuera esposo, aquel hombre débil que la maltrató y al que  engañó prefiriendo mi amor de capataz.  Al verse sentían desconcierto y se rehuían la mirada. Yo lo sabía y sonreía para mis adentros cuando María, muy perspicaz, me decía que con ese hombre sentía una conexión espiritual.  Entre los dos hay una brecha porque él continúa sin perdonarla, y en cuanto a mí, ya no somos rivales pero procura esquivarme, igual que a María la mirada.

     Están en Lagunas el escudero y posterior novio de María, y aquella mujer, Inés, que dejé sin despedida cuando Templario. Los cuatro nos llevamos bien. 

     A la cita no podía faltar Marcela, coincidente con los dos en cuatro vidas. María y ella seguían teniendo rivalidad interna, sin sospechar. Nos tocó convivir los tres una larga temporada hasta que las dos mujeres se vieron como amigas.  Marcela volvió a enamorarse de mí, pero al comprender que amaba a María se retiró estoicamente. También el mujeriego esposo, en ésta vida hizo amago de conquistar a María, pero me temía y se alejó. Ella ya sabía quién era él, en su anterior vida, y reía conmigo de las sutiles coincidencias que te da la vida. 

     Con paciencia y cariño nos hemos acercado no solo a la clase social alta, conocida por María en aquellos vetustos paisajes, amigos o familiares, también a la llamada clase proletaria. Hemos compartido mesa y charla con todas las clases sociales que fueron o son ahora. De igual a igual, sin bienes ni discriminaciones, de  esta manera los dos nos hemos sentados junto al que fuera esposo, suegro, hermanas, cuñados, primos o de la nobleza, y también del mismo gusto, con toda clase de jornaleros. Y María sabe estar con ellos sin sentir diferencias. De lo más natural. Y todos poseemos la misma Alma de antes y siempre, en diferente cuerpo y habilidades. Y el Alma de María se siente más ligera por haber hecho las paces.  

     Nuestra situación económica es normal, ni falta ni sobra, y María ya comprendió y aceptó el hecho de haber sido muy rica en dinero y pobre en amor.  Ahora tenía el amor de lo que más le importaba, aquello que nunca se puede comprar. Estaba contenta y seguía aprendiendo de su intuición. 

     En una ocasión alguien me dijo, que hay Almas cuyo espíritu realiza mejor su misión si hay mucha abundancia por medio. Son personas terrenales que necesitan verse ricas en dinero para ser más espirituales. Y María  era una de ellas. Cuando en sus otras vidas gozó de tanta riqueza, no supo administrarla, se quedó demasiado para ella y en consecuencia, se encadenó a una pobreza.  Ahora vuelve a necesitar la riqueza para hacer mejor repartición y librarse de la miseria. Ser más generosa para completar su obra. 

     Estamos en un punto neutro, físicamente solo podemos tentar a la suerte divina. 

     Yo soy aquel que cuando Maestre Templario, y cuando capataz, si yo hubiera sido un rico heredero, María se hubiera venido conmigo y entregado su amor, nada material la hubiera retenido. En esta vida cuarta, María me ha elegido tal cual soy. Sin saber si le voy a ofrecer todo lo que necesita para vivir una buena experiencia terrenal. A elegido el amor sin dudar.  

     Y por haberlo hecho y yo conseguido, puesto que el Alma de María necesita de lujos y la vida la quiere compensar, acudió a ésta peculiar cita de reencontrados, un familiar mío, anciano soltero, que en su testamento me dejó antes de morir una suculenta herencia. Este hombre casi desconocido, en una de las pasadas vidas ha sido antepasado de María. ¡Grandísima Coincidencia y Suerte!

     Ahora puedo ofrecer a María todo cuanto haya podido soñar en esta vida. El amor que ya poseía y todo lo demás. 

     María recuperó toda su fortuna a través de ella misma y con mi ayuda. En su cuarta experiencia de vida en la que consiguió discernir entre el valor de los dineros y el amor. Y procedía con naturalidad y paciencia al regalo que la vida le enviaba. Practicar la lección del
Desapego″.

FIN.

Hoja del diario de; "Un viajero en el tiempo"
Mila Gomez.

Si quieres leer la primera vida junto a María Clica Aquí
Segunda vida Clica Aquí
Tercera vida  Clica Aquí

Gracias por haber llegado hasta aquí, y ojalá, te haya gustado las historias de María y su valiente enamorado.