viernes, 3 de julio de 2015

La Esperanza




Tener esperanza?

Concebís la esperanza para aquellas situaciones difíciles que la vida os pone a prueba, también albergáis esperanza para las cosas cotidianas que deseáis se hagan realidad. Ponéis empeño y aseguráis tenerla con el propósito de que se cumplan todos vuestros deseos, que se materialicen para gozar de su beneficio en cada mundo particular.

"Nunca hay que perder la esperanza," ya conocéis ese dicho.

Tener esperanza significa que hay deseos, y si se tienen o anhelan significa que también crees tener carencias.  Es pura lógica.

Y ahora te pregunto.  ¿Qué es, lo que hace pensar al ser humano que no tiene lo que necesita?

El mundo ha sido creado sobre las ilusiones, estas cambiantes holografías son las que hacen parecer que falta algo para que se complete la felicidad. Todas las imágenes están en continuo movimiento, y por lo tanto, os puede venir vuestro deseo o perderse por el camino.

Tener esperanza es igual a expectativas, mientras suspiras por las mejores estás en un estado optimista, crees que por tenerla se te concederán tus deseos. Por el contrarío, si no se te otorgan y pierdes la esperanza, advienen las decepciones y de la mano, la amargura, la envidia y demás calificativos negativos que al final, acaban causando algún dolor o malestar. Habéis sido desengañados. 

Ciertamente es difícil entender la esperanza, poner a sus cuidados todos tus problemas sin ningún resquemor de duda hacía su empatía contigo.

No es cuestión de tenerla o no, es sencillamente que tenéis que aceptar la situación, sea cual sea por la que paséis. El aceptar,  no es lo mismo que conformismo, si aceptas, quiere decir que aceptas las consecuencias como lo haría una persona madura, que te haces responsables de tus obras y acoges con agradecimiento aquello que te está ofreciendo la vida, que al fin y al cabo no es otra cosa que en algún nivel, en algún momento, pusiste la esperanza o por error, la desesperanza en ello. 

Vives en un mundo que no se está quieto, pero que si tú paras, puedes enganchar el premio. El papel lógico sería aceptar, y tener la certeza en la Fe de que lo mejor, siempre  llegará a tus manos. Eso es tener Fe y aceptar la vida en lugar de tener la esperanza de que ocurra un milagro.

Mila Gomez