sábado, 5 de septiembre de 2015

Susurros del Universo



La vacuidad con que aparenta poblar al Universo está llena de susurros, imágenes y formas que con nuestra energía componemos y descomponemos constantemente. A través de los pensamientos y de la personalidad que transmitimos.

El planeta es un hervidero de vida en perpetuo movimiento y absolutamente todo se comunica con nosotros incansablemente.  Nada es estático, insubstancial o desligado a uno, vivimos la vida dentro de otra vida más consciente, convergente y apasionante. Y todo vive y se mueve dentro de uno.



 Y en movimiento viven los que estaban y se fueron, se llevaron la mente llena de recuerdos, momentos buenos y otros menos, vividos. Con un aspecto luminoso que nunca les conseguimos ver cuando formaban parte de la vida que conocemos.

Se llevaron las horas, los años, las canas y arrugas con todo su contenido, las palabras nunca pronunciadas y un manojo de lecciones por aprobar.

La vida sesgó el tiempo en dos para volver a comenzar desde el principio. Nueva ocasión de aprender y pasar a la acción con heroicos momentos de lucidez. Otros cuerpos con diferentes nombres e increíbles encuentros conocidos. Nuevas experiencias con las que irán enriqueciendo su rango de Ser.  

El adiós definitivo es un vocablo para definir;  ya nos encontraremos caminando por la misma vía en alguna de nuestras vidas.  

Nada que tenga que ver con el odio o la envidia o de cualquier otro calificativo mundano, detendrán  los encuentros pactados que se hayan de consolidar entre las Almas.  

Está todo escrito, dicho de antemano en el Libro de la Vida, el que refleja cada uno de nuestros pasos en una historia individual, y cada historia se une a otra, y ésta a otra y así hasta formar el único libro universal en el que estamos incluidos  todos.


Se entrelazan vidas, amores y  traiciones.

Mila Gomez