domingo, 22 de noviembre de 2015

Un Viajero en el Tiempo


En el pueblo de Lagunas han sido tres las que viví con tres cuerpos, emociones y relaciones diferentes, en la que siendo tercera aún razono como cualquier otro, advino un conocimiento de la reciprocidad que nos ofrecemos al conocernos, y los desenlaces que ocasionamos con nuestros actos.

Me he visto ataviado de tres épocas, en las cuales tuve libertad para elegir entre una u otra elección, y cada toma de decisión fuera consciente o de proceder inconsciente, ni una sola se libró de repercusión. Significa que si yo dije si, o no, a algo, ya fuera un pensamiento, atraje al particular mundo en el que se recrean todos mis actos, a aquellas personas y situaciones a las que le llegó en alguna honda mi respuesta. Y nada sé, de haber realizado semejante proeza. Por lógica y afinidad estas personas sumaron y atrajeron a su vez a otro grupo de personas más las situaciones, así hasta formar una cadena humana de encuentros inverosímiles, gracias a una sola aportación que generó tantas como la cuantía de todos. ¡Es increíble! Me da en pensar que estamos más unidos de lo que jamás llegaré a descubrir, ni siquiera imaginar, sería capaz de creer que si el mundo sufriera una patología mundial, con que uno solo de nosotros tomara una decisión correcta el mundo se salvaría. Sería un futuro idílico para una próxima vida. Y como digo yo. ¿Por qué no?

Una frase célebre que hace referencia a ello dice. 

"el simple aleteo de las alas de una mariposa, puede cambiar el mundo".

Albergo la sensación de pasearme por los mismos escenarios y encontrado con idénticos actores, y aunque sea de pasada todos tenemos algo que decirnos en la mirada del recuerdo. Vale una sonrisa de sincero aprecio para que cada uno prosiga su camino sin carga. 

Comprendí que había compartido por siglos casa, amor, amigos y enemigos por una buena parte del planeta, y que el fluido caliente que circula por mis venas conserva la esencia de la primera vida.  

De las muchas habilidades aprendidas en cada una de las que viví, aun conservándolas  todas, en cada vida desempeñé la que necesitaba ponerme a prueba.

La sabiduría de la vida nos une y desune hasta que sepamos tratarnos primero como hermanos, luego, igual que a uno mismo.

Las obras que realicé dañando a semejantes o de las que salí perdiendo, las consecuencias se fueron pasando de una a otra vida y a la siguiente, creando una corriente imantada que me volvió a unir a las obras para deshacer las consecuencias. Parezca que el electromagnetismo me acompaña para actuar de una forma concreta y atraiga aquello que permita avanzar. 

La vida que conozco nos une entre sí sin saber nosotros para qué. Mi Alma dejó un cuerpo en polvo y Ésta en otro tiempo ocupó otro aspecto para continuar experimentando a través de un nuevo rango físico.

Transitaré por el tiempo de la horas hasta  saberme libre como el Viento.                      

"el simple aleteo de las alas de una mariposa, puede cambiar el mundo".


Hoja del diario de "Un viajero en el Tiempo"

Mila Gomez. 

Si quieres leer la primera vida de Un Viajero en el Tiempo  Clica Aquí.