jueves, 7 de enero de 2016

En un Instante






Es posible que el instante de la vida lo traiga una movilidad del éter, inapreciable e inasequible a la sensibilidad humana. Un inquietante silencio, soplo de viento y el mismo instante del tiempo. ¡Ese ahora!, que se vive y siente y volverá a terminar en un polvo de éter, otro imperceptible instante que pasa por delante y se repite incesantemente. 

Al capturar su brevedad y vivirlo, es estar presente en el ahora, un fino momento dentro de un minúsculo movimiento de tiempo, y allí, todo está sucediendo dentro de la eternidad y la mortalidad de las cosas. En un preciso instante la vida despliega todas sus posibilidades. 

En un instante respiro y vivo, y en otro inspiro y muero, es un paseo en el voy de la vida a la muerte a través de un polvo de éter, y todo está ocurriendo en un instante imperceptible, que yo no noto, ni siquiera estoy consciente de que existe tal prodigio mientras pasado, presente y futuro transcurren en un instante.  

El instante que enlaza a otro instante en una secuencia del tiempo, que no empieza ni termina y que fluye constantemente al compás de la vida, y de todos sus movimientos. Una sucesión encadenada de instantes en la que estoy viviendo el intervalo que va de un instante a otro. En otro finísimo instante de mi tiempo. Y ese es el tiempo que tengo y existe. 



Ahora mismo.
Y este es el eterno instante de mi tiempo.


Mila Gomez.




Elige este preciso instante, ahora mismo, y piensa en él como si fuese todo el tiempo que existe.
Del capitulo 15
"El Instante Santo"
Un Curso de Milagros