miércoles, 6 de abril de 2016

Anomalías en el Grupo


La frase tan escuchada, Todos somos uno”, es aplicable en cualquier ámbito de la vida, no es para considerarla solamente a nivel espiritual como sería “Una misma Identidad dentro de la Totalidad del Todo”. Para comprender bien ese significado hay que empezar por abajo, desde el primer nivel y más básico en el que físicamente nos movemos. El de la supervivencia, el meramente físico. Y es aquí en donde todos tenemos que arrimar el hombro para tener una calidad de vida digna, en el que nos vayamos encontrando a gusto y procure nadie tirar la primera piedra y esconder la mano. De alguna manera sabemos que si en un grupo de personas una hace una indebida gestión, todo el grupo se resiente. Las cosas se tuercen y el sol comienza a brillar o deslucir en cada miembro.

Me gusta tener presente  dicha frase porque estoy convencida que a todos nos afecta de alguna manera las decisiones y comportamiento del resto, bien sea en lo externo o en lo interno. 

Y ya que estamos con el problema cada vez mayor que tiene Google+  con las puntuaciones y desórdenes que últimamente vamos experimentando, se me ha ocurrido cogerlo de ejemplo para que veamos a modo de “posibilidad” una causa para tal efecto que padecemos y tanto nos disgusta, y no es para menos, y de paso comprendamos un poco mejor el “Todos somos uno”.


Imaginemos que estamos dentro de un grupo llamado Google+ y “todos” somos avatares del mismo.



Un día lejano, un avatar del grupo decide darse más importancia para poder disfrutar de más ventajas, equis, y se le ocurre pasearse por los perfiles y comunidades en los que pacíficamente participamos “todos”. Va punteando con (1+) y luego retirando la puntuación de la mayoría o de quién le parezca.  Con ello pretende que se note su presencia pero no su intención, un objetivo específico que solo él conoce, desmerecedor para unos cuantos. Esa regular actitud de dar y quitar va siendo notada cada vez por más avatares, que, desconcertados, se dan cuenta de que algo inusual está perjudicando a la Totalidad del grupo G+

Ese avatar ingenioso deja su halo de presencia sin fijar la cara, está tirando piedras y escondiendo la mano, los demás por buena fe no perciben su verdadero acto y agradecen socialmente la visita.  Incluso pensando, ¿Quién si no G+ está fallando?  Notifica un positivo y después lo oculta. No calcula bien.

Lo de ir por perfiles y comunidades dando y luego quitando, por alguna extraña sincronización de grupo, va contagiando sus costumbres igual a un virus, y bien por curiosidad o inercia, otros avatares van probando la misma teoría. Con lo cual,  Google+ acaba por mal contabilizando la creatividad de “todos”  y de paso se lleva parte de la ilusión por participar.

De repente y más seguido otros avatares asombrados, comprueban que al realizar una puntuación (1+), G+ advierte de un error, en otra ocasión el error es al compartir, error al comentar, notificaciones y comportamientos anómalas de, y en comunidades.  G+ ha pasado a errar por costumbre y a nadie del grupo le gusta que cuando le parece, deje oculto comentarios que con suerte más adelante puedas leer. Que te deje ver siete visitas cuando han venido quince, o las tuyas no las notifique a los demás. 

Molestos  piden explicaciones y soluciones a G+, puesto que él es artífice del programa.

Todo el grupo se ve afectado sin percibirse a nadie de ellos mejor que a Google+ para no saber contabilizar las puntuaciones, los errores, lo dado y lo quitado.  Y es que debe ser difícil sumar y restar la misma operación y salir ganando cuando el propósito de “todos” era ir  avanzando y no limitando. ¿G+ está descontrolado?

Llega el momento de pensar si G+ está ideando otro proyecto para el grupo y por eso se sabotea, para que los avatares vayan pensando en cambiar de diseño sin que se note mucho que todo estaba preparado, aunque parezca ilógico, o está aprendiendo de la estrategia de uno de ellos que va dispuesto a tomar un control sobre el resto sin haber tenido consentimiento del grupo, y G+ se esté rediseñando para volver a unir lo desunido. Es muy desconcertante. ¿Qué pretende G+? ¿Qué contenido quiere controlar?

Y en este “Todos somos uno” hubo avatares que no fueron  perjudicados directamente, pero sí alcanzados por las repercusiones del resto con un error de G+, incluido el primer avatar que tuvo la originalidad de dar y quitar.

Esto nada más, ha sido un mero ejemplo, una mera posibilidad de error que bien podría en caso de ser real, escusa para que G+  actuase en perjuicio del grupo.  Y a mi servirme de excusa para reflexionar sobre ello. 

En cualquier espacio, Todos Somos dentro, nadie afuera por lo tanto, nadie se libra de sufrir las consecuencias de Uno. 

Mila Gomez.