domingo, 4 de diciembre de 2016

Ego de la Escasez



Bien pudo ser… que;

Cuando la mente Superior creó al ego para poder tener múltiples experiencias terrenales, la mente le dijo al ego; Ten cuidado con lo que das que puedes quedarte sin nada. El ego muy seguro de sí mismo y orgulloso de poder competir contestó; Tranquila, me aseguraré aunque sea con delicadeza de no dar nada de nada a no ser que reciba una recompensa, y reafirmó. ¡No quiero carecer de nada!

Y de tal guisa se creó la carencia en la mente inferior y la separación con la abundancia de la mente Superior.  El mundo mental quedó dual a causa de la división.  Aún hoy, así parece que vivimos, separados a causa de la polaridad, “bueno” “malo” …

***

Sin embargo ¡El Universo es Abundancia! ¿De qué otro modo puede si no proveer vida? También sabemos que siendo creadores de la nuestra propia, cualquier cosa es posible que se nos conceda creyendo que el Universo posee suficiente abundancia de todo y, para todos, no excluye a nadie ni nada y jamás tendrá insuficiencia.  

Creyentes de religiones, ideologías y otros dogmas, creemos que lo creemos de verdad, sin embargo son pocos, en honestidad, tenemos todo lo que nos gustaría del Universo.  Falta ver para creer, falta de fe, falta de visión lúcida, falta creer porque sí, porque afirmo que el Universo es abundante. ¿Qué coherencia sería que creyéndolo, no creyera que sea digno Ser de tener lo que quisiera? Cualquier petición por incongruente que resultase estaría en mi poder si de verdad creyera, que el Universo es Abundante y se lo pido con autenticidad. 

Por otro lado, el ego de la mente inferior sigue creyendo que en la carencia se mantiene a salvo y desde allí no pierde poder ante la mente Superior. Lo cree de verdad y con absoluta permanencia. No es fácil verle la cara de póquer y saber que está jugando a engaño porque sigue creyendo muy real, que si da por dar se quedaría sin algo, y al final se reduciría a la nada por la falta de todo.  Peligra su poder. 

Nos despista fácilmente. 

Ese mismo ego que aquí va en contra de dar y de la generosidad y que permanece en la mente inferior, nos hace ver escasez y por consiguiente dudar de la abundancia. La creencia es confusa para conseguir el bienestar que tanto anhelamos, por consiguiente; falta salud, falta economía, amor, motivación, amistades, trabajo, alegría, y la falta se extendería a lo largo y ancho de la trayectoria en múltiples y variadas facetas de la vida. Se siente la escasez  proliferando tan cerca que se vive codo con codo sin que apenas se note.
*Hay baja autoestima.
*Rencor.
*Envidia.
*Apatía.
*Rabia.
*Vergüenza.
*Antipatía
*Tristeza.
*Odio. 
 ...
Todos estos productos están enlatados dentro de la escasez. El ego nos hace creer que nos pertenecen sin que nos demos cuenta, y así NO pueda darnos, salud, dinero, amor, amistades, trabajo, etc... Y es que el ego de la escasez es el contradictorio de la abundancia. Estará repartiendo penas e insuficiencia hasta que dejemos de creer en él y busquemos en la otra parte de la mente los opuestos positivos que también van con nuestro equipaje. ¡EL  VERDADERO!.
*Confianza.
*Nobleza.
*Ánimo.
*Serenidad.
*Desenvoltura.
*Cortesía.
*Alegría.
*Paz.
*Amor incondicional.
 ... 

Nacimos Abundantes, somos Abundancia, todo está a nuestra disposición y el  juego, ya se desató.  

La fe mueve montañas tan pesadas como una creencia. 
¿Creemos de verdad que gozamos de la susodicha para recuperar el poder abundante de mente Superior?
O, ¿ el Universo es abundante para unos y otros no? 
¿Para unas cosas sí y para otras no? 

Si el Universo es Abundancia, ¡pidámosle con generosidad y confianza! 

Gracias.
Mila Gomez.