miércoles, 27 de enero de 2016

La Señal





     Berto no tardó en volver a nacer, a su Alma le urgía librarse de una inmerecida culpa para superar un propósito de vida. Verse noble y capaz de valorarse como persona. En dos vidas fallado. Decidió su Alma, con alegría de poder participar en los envites de la vida junto a otras Almas, venir encarnado en cuerpo de mujer. Se puso para ello algún obstáculo, una señal recordatorio de cuál fue, su último error en vida. Y vino con la firme proposición de culminar su obra hasta el final, sin mediar ella por medio y dejando que la vida se encargase de guiarla. 


     

     Berta nació en la casa de un barrio normal de una ciudaden la que tendría que sobresalir de alguna manera para sentirse a gusto consigo misma. Era del montón en cuanto a estatura y fisonomía, más bien fea que guapa, baja que alta, particularidades por las que no destacaba en cuanto a beldad, y más tarde demostró no ser una genio en los estudios. 

     De pequeña no le importó comprobar que sus dos hermanas crecían más altas y bonitas que ella.  Tampoco demostraba interés a su peculiar marca de nacimiento, ¡hasta la divertía!; una filigrana  enrevesada de color sangre venosa. Una hendidura en la muñeca de la mano izquierda, parecida a un profundo corte que de vez en cuando le producía un calambre, se iba ensanchando tapando casi la totalidad del brazo, subía hasta el final del cuello y descendía hasta terminar en el corazón, cubriendo parcialmente el seno. 

     La vida se le complicó a Berta nada más empezar el colegio. Los niños, y después adolescentes, se encargaron de que se viera como una especie de obra circense.  Aquella atrevida marca sobresalía por el escote de su figura coqueta, nublando su sonrisa y emergiendo una tristeza. ¿Qué hice mal?, se preguntaba cuando se burlaban de ella.  

     Nunca disfrutó de un buen nado en el mar, a pesar de que lo deseaba.  Con su ropa, procuraba poner la que le tapase "la fealdad". Cuellos cisnes y mangas largas hasta en verano,  uniforme corporal con el que se sentía a gusto y más próxima del resto. Su  familia la observan hermosa, y animan a lucir su cuerpo sin darle tanta importancia a una gracia de la vida. Su señal de recuerdo. 

     En su naturalidad humana está un toque exquisito, a todas las personas que conoce las trata con sumo cariño y delicadeza, es sociable y alegre, de una dulzura que atrae y envuelve a quienes están cerca. Motivadora y generosa. Cualidades por la que se da a querer y pasa desapercibida su figura poco llamativa, que además, procura llevarla bien arropada.  

     No era igual cuando se trataba a sí misma, hablándose sin miramiento y hasta despectivamente. ¿Por qué he nacido con esta horrible marca roja? ¿Por qué, por qué…?  Para ella no había un cambio en la pregunta, ¿para qué?  La culpa asomaba, y se veía herida por haber obrado mal en algo que no recordaba, por consiguiente, el ego ofendido le hacía parecer desmerecedora de conocer el amor. ¿Quién la iba a querer con semejante tacha? Si al menos hubiera nacido hombre...Pero ella… Solo quería amar. 

     Un frío día de otoño en la que iba tapada hasta las orejas, le presentaron a un joven que estudiaba en la misma universidad que ella. Salva, así se llamaba, uno de los más cotizados entre muchas universitarias. 

     ¡Y lo que puede obrar una tacha sin mancha!  Que Salva no pudo desoír la alegría de Berta por mucho tiempo, y pronto se enamoró de ella y su gentileza, obviando lo que a simple vista no le importaba.

     Berta se enamoró de él a primera vista, y al verse después amada, acrecentó su temor y culpa,  ¿Qué pasaría cuando llegase los primeros calores y tuviese que ir despojándose de ropa?, luego el verano..., ¿Y cuándo intimasen? O su rostro fuera acariciado por la mano de su amado, que distraídamente, llegase a la Señal de su fealdad. 

     Berta vivió otoño y el invierno, controlando sus impulsos de abrazar a Salva y apartándolo del contacto íntimo. Pero al llegar el calor y las vacaciones en la universidad, Berta lo apartó tanto, que Salva se sintió despreciado en su loco amor. 

     La joven va sin rumbo escuchando sus pensamientos de reproche; no ha sido valiente para sentirse digna de ser amada. Tremendamente desdichada intenta comprender, el por qué  la marca le hacía verse tan fea e infeliz. ¡No era para tanto!  Y mientras, un conductor de coche ha de frenar bruscamente  propinando una caída a la chica, y ocasionándole contusiones en el área izquierda en donde está localizada su marca, y muy cerca del corazón. 

     ¡Mi corazón! , pensó, nada más despertarse de la caída.

     -Pude haber muerto, o bien perdido el brazo junto a la  Señal de nacimiento.
                                            ∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞
     Pasó enajenada un buen lapsus de tiempo contemplándose desnuda ante el espejo de su habitación. 

-Esta marca que rara es. 

     Habiendo estudiado por los libros, en especial esotéricos el significado de ciertas clases de marcas natales. 

     Por ende se decía; 

     -Es una señal de Karma, un recuerdo de otra vida. En alguna o varias de las pasadas algo horrible sucedió por mi causa, o participé en una tragedia en la que salí perjudicada. Un gran dolor a alguien, ¿tal vez a mí misma? Esta marca con hendidura en la muñeca intuyo, que es motivo de mi culpa o pecado. ¿O no? ¿Qué significará?. 

     Comienza a verse con benevolencia, y acto seguido asoma el ego cuestionando, si clausurarse en casa, o tomar un bote de somníferos que la lleven a los confines del sueño para no despertar jamás. Cualquier cosa sería preferible antes que sentirse desamada. 

     Entonces se fijó en una frase que tenía enmarcada, “Haz siempre lo imposible, no te rindas”.

     Y por suerte decidió; Si Su señal la iba a acompañar de por vida, mejor aceptarla corriendo el riesgo de ser despreciada por ella, que vivir sin saber hasta qué punto podía ser amada. 

     Era fea, y por alguna extraña razón se gustaba. 

     Valerosa, marcó un número en la computadora y conectó vía al amor. 

    Cuando Salva la tuvo enfrente con la marca descubierta, tan solo contempló a Berta con los ojos de un enamorado.

     Y sus manos, quedaron selladas...por un soplo de tiempo...una vida o dos vidas...una eternidad...

     Berta se dio la oportunidad de ser feliz y agradeció, a la gracia de la vida por haberla hecho valiente y merecedora de ser ella misma.   

FIN.

Hoja del diario de "Un Viajero en el tiempo".

Mila Gomez.

Si te apetece leer la primera vida de Berto, Clica Aquí.

Gracias por seguir las historias de Berto, ojalá te hayan parecido amenas de leer y conocer.  



domingo, 24 de enero de 2016

La Creencia de Berto


En la segunda vida que coincidí con él, Berto traía consigo un recuerdo amargo grabado en su memoria celular, lugar en donde guarda los recuerdos de todas las vidas tenidas. Son las creencias que experimenta con un determinado cuerpo como si fueran reales.


En la primera vida, Berto la vivió creyendo que no valía para nada, a pesar de ser un buen niño y posterior buen hombre. Murió creyéndolo, y esa creencia se la llevó para volverla a traer en la siguiente y desprenderse de ella.


Su Alma sabe que no es real, no es más, que un ilusorio espejismo, sin embargo, arropado por otro cuerpo su ego no le permite liberarse de la absurda creencia.  No luchó lo suficiente en la siguiente vida contra aquello que le oprimía, solo escuchaba de nuevo a su ego, a su forma física repetirle que no valía para nada.


Su Alma, en la quietud, en momentos lúcidos de meditación, le muestra que su vida es valedera, útil, necesaria, que solo tiene que continuar pese a todo, a la adversidad, a la pena, que no existe nada más que un paseo por la vida física, llena también de felicidad y logros. Le muestra al verdadero amor en la presencia de su esposa, hijos, familia, amigos, y posee un nivel social aceptable en todo su entorno. 


El espíritu de Berto continua siendo débil, su Alma lo deja actuar en libertad, y a su mente la dirige el ego con la misma creencia de desvalorización personal, tentándolo a terminar con la vida, y vuelve a creer que al no valer para nada, no merece seguir viviendo.  


En esta ocasión de vida no quiere esperar a consumirse por ella, y prefiere terminar él con la vida.


Es entonces cuando su espíritu débil acepta la propuesta del ego a quitarse la vida, puesto que cree no merecer vivirla.  Se suicidó, y cometió el mayor daño que se podía hacer a sí mismo. A partir de la separación,  el Alma de Berto quedó entre la vida y la muerte, atrapada en un infierno acorde a su creencia de no merecer vivir, el más engañoso castigo, pues él era la propia vida.


Su misión en la Tierra quedaba cortada en un punto de su camino, y en ese recorrido estaban caminando muchas Almas al lado suyo. Otras personas que verán  alterado su destino, vida, decisiones y ataduras, no tendrán más remedio que obrar sin la influencia que Berto habría de ejercer sobre ellos, para bien o mal.


Cuando Berto sesgó su propia vida rompe su papel en ella en pedazos, quedaron hijos, conocidos y gentes por conocer, que habrán de recomponer esos pedazos que Berto dejó esparcidos.  Y esas gentes están ligadas a otras y así sucesivamente. Los pedazos los han de recomponer otros, y otros…¡Quién sabe! ¿Cuántas vidas quedarán afectadas por la falsa creencia que Berto tenía de sí, y de la vida? ¿Quizás seamos todos los que la padezcamos? 

Todos somos Uno.
Solo nos separa la distancia física.
El error de uno lo corregimos entre todos.


Hoja del diario de; "Un viajero en el tiempo"


Mila Gomez.

Continuará con la próxima vida, nueva oportunidad para Berto. Clica Aquí.

Si quieres conocer la primera vida de Berto Clica Aquí


martes, 19 de enero de 2016

El regreso de Berto




Su siguiente vida.

Siglo XX y principios del XXI en el pueblo de Lagunas.

     Berto es un apuesto hombre, correcto y de tímida  mirada, parco en palabras y cauteloso de meter la pata, ¡quizás! una puya contada a alguien de mucha confianza que le guardará el secreto.  Su solvencia económica y reputación de formal le confieren amistades del pueblo, de estimable refugio para el trauma interno de su anterior vida, yacido en la memoria celular y por el cual, sin saber motivo, siente indefensión ante la oportunidad de superación que ahora tiene. Con estas condiciones externas, Berto tiene su vida metida dentro de un marco protector. 

     Berto se casó enamorado y correspondido. Tuvo dos hijos varones tan gallardos como él. Berto se propuso cuidar de esposa e hijos poniendo su vida en ellos. ¿Qué sería de él si algún miembro de su adorada familia le dejara?  ¡No lo soportaría!, por nada del mundo quería hacer algo indebido que perjudicase su hogar familiar. Al fin conseguido, y tenía miedo de perderlo, de hacer las cosas mal, de no estar a la altura de sus seres queridos y amigos, de las circunstancias, de todo. 

     En Lagunas lo tenían en un pedestal, todo eran elogios y buen trato, sus hijos salieron bien educados y con carisma, su bella mujer le mimaba, y Berto, aquel niño hombre que en su anterior vida temía a ésta y a todo humano que se acercase, ahora vivía un sueño de amor, sin embargo, dudaba de sí mismo, y rezaba cada vez que tenía que tomar una decisión. 

     Un día a su esposa le diagnostican una enfermedad mortal, Berto zozobra y en su rostro quedó registrada la impotencia y la culpa. ¿Qué podía hacer que estuviera bien y salvara a su esposa?  

     Se desvivió por encontrar una solución que eliminase al mortífero enemigo. Pasaron tres años, viendo consumirse a la esposa que tanto amaba, preguntando, indagando, viajando a cualquier lugar que le diesen una esperanza. No la encontró y su compañera de vida le abandonó un cualquier día. 

     Berto no consiguió superar su pérdida, y de nuevo, sintió que le había fallado a toda la familia, no servía para nada y se equivocaba en todo lo que hacía. Sus hijos no fueron suficiente consuelo y poco a poco se apagaba como una vela. Con una carga enorme que debilitó su autoestima.  

     La vida le ha preparado una encerrona para probar su valía, pero no la entiende, no está superando su propósito de vida y se debate ante la culpa. Es una persona ejemplar en su hacer diario, la vida quiere mostrarle que tiene que continuar, que ha de liberarse de sentimientos de pequeñez, madurar y avanzar.  

     Todo le resulta inalcanzable y se castiga continuamente, el interés por la vida desapareció. Meditó mucho al respecto durante los dos largos años desde su mayor pérdida y desdicha;  su esposa murió por no saber él, actuar con inteligencia, y por eso, no merecía seguir viviendo. Eso creía y eso fue, lo que animó a terminar con su papel en la vida.

     Un mal día uno de sus hijos lo encontró sentado en el sillón favorito de la madre, un charco de sangre cubría sus pies, y sus brazos, inertes por los costados evidenciaron que se había cortado las venas. 

     De nuevo, Berto murió sintiéndose pequeño y desamado, de sus propias manos, creyó liberarse de su castigo, no imaginó ni pensó por un momento que muchos asuntos pendientes le quedaban por resolver. ¡No era su momento de partida! 

     He reconocido al Berto de la vida pasada, y él conoció a la nueva María de cuya mirada quedaba prendado en ella. La obsequiaba en su timidez con hermosas palabras y sonrisas.  De una forma inocente estaba cautivado por el recuerdo que de ella tenía, sin conocer de dónde le venía la simpatía. 

     El mismo día de su muerte vino en espíritu al lecho en donde María y yo dormíamos, se colocó al lado de ella e hizo que María reviviera con él su anterior vida. María vivió esta experiencia en un surrealismo que Berto le mostró como suyo. Luego se acercó a mi lado y mi espíritu se reunió con él. 

     Me exigió que le ayudara, se exaltó y zarandeó mi cuerpo de luz, estaba poseído por la incertidumbre y la oscuridad de no saber donde se encontraba, intentó amedrentarme. Le reproché su actitud y despedí hasta no volver tranquilo y con buenos modales. 

     Todo ser que solicita ayuda ha de hacerlo desde la sencillez, da igual en qué punto de su tiempo o realidad se encuentre. 

     Al cabo de dos noches volvió, calmado y controlando la velocidad de sus nuevos pasos. En espíritu me dijo:

     − ¿Como tú, desde ahí, sabes lo que tengo que hacer aquí, para continuar por mi camino, y mi Alma comience a liberarse?

FIN

Hoja del diario de; "Un viajero en el tiempo"

Mila Gomez

Concluirá con la reflexión acerca de la creencia de Berto sobre sus dos vidas. Clica Aquí.

Si deseas leer la anterior vida de Berto para conocerlo mejor Clica Aquí

Si quieres leer la tercera y última vida de Berto Clica Aquí


viernes, 15 de enero de 2016

El niño Berto





Cuando María y yo volvimos en vida a coincidir en el pueblo de Lagunas, siendo ella una rica dama casada con otro hombre y yo, su enamorado capataz por el que María sintió amor, y que, mantuvimos una relación amorosa que ocasionó tantos errores que afectaron a unos cuantos, conocimos a muchas personas de las cuales algunas, de una manera u otra vincularon sus posteriores vidas a las nuestras. Uno de ellos fue un pequeño llamado Berto, su historia de entonces es la siguiente: 


Siglo XVIII en el pueblo de Lagunas.

     La fuerte lluvia bañaba el pequeño cuerpo de Berto, las gotas resbalaban por la cara, y se mezclaban con las lágrimas de un inocente niño de siete años. Su carita miraba al cielo implorando un socorro, se detenía, y volvía a aporrear la puerta que abría su casa, suplicando. 

     - Mamá, mamá… ábreme por favor, quiero entrar, llueve mucho. 

     La cantinela la repetía sin cesar mientras su cuerpecito se lavaba y aspiraba los mocos. Aterido de frío temblaba. 

     Un poco más fuerte y Berto hubiera podido derribar la cochambrosa puerta de su humilde hogar. No entendía por qué su madre le castigaba de tal manera cuando le parecía, si  creía no hacer nada para disgustarla. Sobre todo se le hacía extraño, que cuando en la noche si él no dormía y su padrastro, quería jugar y gemir de aquella forma tan extraña con ella, también le echara a la tenebrosa oscuridad de la noche, como hoy, en la que se sentía calado hasta los huesos. 

     Luego piadosamente y como si le acabaran de salvar la vida, la madre lo dejaba entrar, y el padrastro le obligaba a trabajar en su almacén de harina, amasando pan, o limpiando las palanganas, el caso es que siempre tenía las manos metidas en obligaciones. 

     Esa noche impetuosa Berto no quiso esperar a que su madre le abriese, se sentía verdaderamente mal. Salió corriendo en busca de un refugio, una casa amiga que le amparase. Hundiendo sus diminutos pies en los charcos llegó a la gran mansión iluminada.

     María lo acogió por esa noche, le calentó, alimentó y dejó que durmiese en blancas sábanas. Al día siguiente lo llevó a su hogar almacén y se enfrentó a la perpleja pareja. Amenazó que si volvía a ocurrir los desalojaría de las tierras y se quedarían sin trabajo y sin hijo. Ella era dueña de sus propiedades. 

     Ahora van con más cautela, madre y padrastro castigan a Berto de formas menos llamativas, y con graves amenazas si cuenta algo a doña María.  

     Un día su niñez se reveló e hizo una travesura con la harina, el padrastro vio una “Gran” desobediencia, y una inestimable pérdida de dinero que restregó al niño vociferando. Agarró a Berto por los cabellos y le puso boca abajo sobre sus rodillas, le destapó las nalgas y soltó su ira en las blancas carnes. Con el cinturón de cuero, y la hebilla descascarillada que utilizó para hacer un corte a una de las nalgas de Berto. El niño aulló de dolor, la inocencia se acabó y empezó a razonar como haría un mayor sin pasar por ser niño. Berto a partir de ese día  se creyó, que no valía para nada, tantas veces se lo escuchó a su madre y padrastro, que al final resultó ser su realidad. 

     Temeroso e insociable  fue su comportamiento fuera y dentro de su hogar almacén,  en dudosa espera de recibir otro golpe por hacer lo que no debía. Así pasó niñez, juventud y parte de su madurez. Finalmente el padrastro murió y se permitió conquistar a una de las solteronas del pueblo, que lo aceptó por no quedarse para "vestir santos". 

     Berto se casó con la sensación de no estar haciendo lo correcto, seguía temiendo hacer las cosas del revés, incluso haciendo los mejores panes del pueblo. 

     En su hogar almacén seguía viviendo su madre, con su agrio carácter y empinando el codo a escondidas. Nuera y suegra enfadadas con la vida y descargando  frustraciones a sus maneras; ¡Qué casualidad que las recibiera el hombre niño de la casa! 

     Berto murió un lluvioso día, sintiendo que no había merecido la pena haber vivido.

Hoja del diario de; "Un viajero en el tiempo"

Mila Gomez.

Para leer la siguiente vida de Berto. Clica Aquí.



lunes, 11 de enero de 2016

PREMIOS Y AGRADECIMIENTOS



Hoy vengo de nuevo con un montón de premios, concedidos por compañeras a las que aprecio y cuyos blogs me parecen fantásticos por la calidad de su escritura y creatividad. Recomiendo pasarse por su perfil y entrar en su casa blog para conocerlas, si no las conocéis ya.

¡Os van a sorprender!!

Exceptuando el último premio, el resto los tengo colocados en el blog, por tal motivo no aludo a su significado ni normas para no repetir lo mismo. Quienes estén interesados en conocerlos, solo tienen que ir a etiquetas "Premios". 


PREMIO PARABATAIS


Concedido por Sue y su blog Cuarentañera y madre primeriza.  +Sue - 

Y, por María del Carmen Píriz y su blog Alguien con quién hablar +Maria del Carmen Píriz 




PREMIO NENE-A TU VALES MUCHO





Este premio me lo concedió I. Harolina Payano y su blog Acércate, Comparte y Fluye +I. Harolina Payano T. 

Y por Flora Rodriguez y su blog Entrealtibajos, (regalo que me trajo Santa Craus  de su parte ) +Flora Rodríguez 



PREMIO A MIS RANITAS LECTORES



Concedido por Maryflor y su blog Las palabras más hermosas son, las que aún no te he dicho. +Maryflor C G 


Por  Consciencia y vida Magazine y su blog con el mismo nombre. +Consciencia y Vida Magazine 

Por Chelo y su blog El Blog de Chelo +Chelo 



PREMIO “BLACK WOLF BLOGGER AWARD”



Premio concedido por Irene G.  y su blog La Quimera +Irene G. 



PREMIO LIEBSTER AWARD

Concedido Por Chari BR y su blog La voz de las olas +Chari BR7 



PREMIO VERY INSPIRING BLOGGER AWARD





Concedido por Carmen Cardeñosa y su blog Jugando y aprendiendo juntos. +Carmen Cardeñosa 

Este premio, por ser nuevo para mí, hago mención de su significado y normas.

Este es un premio otorgado por los bloggers a los compañeros bloggers que les inspiran y que están motivados para hacer de la blogosfera un lugar hermoso. El premio nos pide que honremos y aprendamos más sobre la persona que hay detrás del blog. 

Reglas de nominación.
Dar las gracias y vincular a la persona que te nominó.

Enumerar las normas y mostrar el premio

Comparte siete cosas sobre ti

Informa a los nominados.

Exhibir con orgullo el logotipo del premio en tu blog.
Seguir o suscribirse al blogger que te nominó
Nominar otros 15 blogs que sorprenden

7 cosas sobre mí que no sabéis;

1 Me gusta escuchar música étnica
2 Llevarles comida a gatitos de la calle
3 Ir al gimnasio
4 Antes de tener el blog realizaba dibujos a lápiz y carboncillo
5 Comer chocolate negro por las noches
6 Recoger setas de temporada
7 Ver películas de ciencia ficción

Doy las ¡GRACIAS!! De todo corazón a todas las compañeras y amigas que han tenido a bien concederme todos y cada uno de los premios nombrados. Es un  placer para mí saber que mis escritos llegan a todas vosotras.

¡MUCHAS GRACIAS AMIGAS!!

Voy a saltarme un poquito las normas, y en vista que sigo  muchos blogs y a sus creadores, y que , de alguna forma todos y todas me inspiráis en alguna forma, quiero concederlos a quienes han tenido la gentileza de mostrar su avatar dentro de mi blog, en la categoría “seguidores”, son al día de hoy un total de 38 buena gente y, sabiendo que todos y todas me seguís en algún momento, entrarán y verán que cuentan con mi admiración y por supuesto, con uno o todos los premios que en la entrada cito. Os doy las gracias por estar dentro de mi casa blog. Me gusta vuestra compañía cada vez que entro y también, me inspiráis a continuar con este maravilloso trabajo creativo.

¡Va para todos! Compañeros y compañeras.

Un montón de besos y agradecimientos.

¡FELICIDADES!!


jueves, 7 de enero de 2016

En un Instante






Es posible que el instante de la vida lo traiga una movilidad del éter, inapreciable e inasequible a la sensibilidad humana. Un inquietante silencio, soplo de viento y el mismo instante del tiempo. ¡Ese ahora!, que se vive y siente y volverá a terminar en un polvo de éter, otro imperceptible instante que pasa por delante y se repite incesantemente. 

Al capturar su brevedad y vivirlo, es estar presente en el ahora, un fino momento dentro de un minúsculo movimiento de tiempo, y allí, todo está sucediendo dentro de la eternidad y la mortalidad de las cosas. En un preciso instante la vida despliega todas sus posibilidades. 

En un instante respiro y vivo, y en otro inspiro y muero, es un paseo en el voy de la vida a la muerte a través de un polvo de éter, y todo está ocurriendo en un instante imperceptible, que yo no noto, ni siquiera estoy consciente de que existe tal prodigio mientras pasado, presente y futuro transcurren en un instante.  

El instante que enlaza a otro instante en una secuencia del tiempo, que no empieza ni termina y que fluye constantemente al compás de la vida, y de todos sus movimientos. Una sucesión encadenada de instantes en la que estoy viviendo el intervalo que va de un instante a otro. En otro finísimo instante de mi tiempo. Y ese es el tiempo que tengo y existe. 



Ahora mismo.
Y este es el eterno instante de mi tiempo.


Mila Gomez.




Elige este preciso instante, ahora mismo, y piensa en él como si fuese todo el tiempo que existe.
Del capitulo 15
"El Instante Santo"
Un Curso de Milagros