sábado, 4 de marzo de 2017

Distorsiones









Sombras

Seis noches consecutivas huyendo de lánguidas sombras  que tratan de atraparlo en la pesadilla. Encontró manera de evadirlas y llegar a su mundo a través de pulsar el interruptor de la luz que nunca encendía nada. Se despertaba envuelto en sudor, un sabor salitroso en la boca y con el corazón al filo de un infarto.

En un  mal sueño escuchó lamentos de aquellos días pretendidos olvidar, cuando apodado El Negro Tesorero de una infernal guerrilla sentenció a muerte a quiénes inútilmente negociaban por su defensa. Esa noche, es perseguido por su oscura conciencia. No pudo encontrar el interruptor de la luz, y quedó en tinieblas a la espera de escuchar las alegaciones. 

***
Dudas

Cada mañana nada más levantarse se miraba en el espejo en busca de esa belleza en cuerpo y alma que los demás decían vérsela. Ella no veía nada excepto dudas y un espejo que mentía. Por lo que creía no era suyo y el deseo de reconocerse, con aparente seguridad lanzó contra el vidrio su frasco de perfume, favorito de  él, rompiendo en pedazos el espejo y dispuesta a recomponer la vida a su antojo. 

***
Símbolos

Reconocía tener aversión al número 6,  al 66,  al 66, 6, terror al 666. Era obsesión,  a veces pánico comprobar que en la mayoría de letras al sumar su valor e incluso a la fecha de su nacimiento y en las matrículas de los coches que sumaba, saliera el fatídico símbolo al que ya consideraba diabólico y portador de su mala suerte. Vivía en tal estado de tensión que su vida estaba condicionada por la mala fortuna. 

Fue sin querer, que cayera al suelo el libro de la estantería y quedase abierto por su página final 666, desde el otro lado pudo claramente ver el 999.  Se le ocurrió pensar que tal vez, la vida la estuviera viviendo a través de una  desenfocada visión. 

Mila Gomez. 


Nota: 
Los primeros micro relatos con tan pocas palabras que escribo para publicar. La idea de compartir alguno fue de  +Julia C.   compañera bloguera y estimada amiga que me lo sugirió y acepté encantada. Me sentí a gusto mientras los redactaba y acordaba de ella. Este post se lo dedico con mucho cariño. Gracias, Julia. Espero que os hayan gustado.