domingo, 7 de mayo de 2017

Deseos





Ya le decía su madre "que tenía la cabeza llena de pájaros."

Miró en donde el tiempo era deseo y deseó, cuando ingenua su cabeza le hablaba de fantasías y sueños realizables. Sonreía, mientras se veía envuelta de lo mejor que había creado en su trastienda. Arrogante y segura miraba a los vecinos, también venidos de la nada a los que dotaría de vida, algún día. Su ego pequeño crecía, la fama y el éxito le acompañaban mientras instruía su voz en los escenarios del barrio, su mejor baza para hacer realidad sus sueños. 

Diseñó a su manera el futuro y se extasiaba con aquella  Casa de los Alpes vista en una revista, allí se vislumbraba al confort de unas vibrantes llamas de color azulado, amarillentas y rojizas, contemplando  la caída del  sol y teñirse  el cielo con las pinceladas del atardecer.  

La vida familiar organizada, amigos incontables y alegría y vino para brindar por su fortuna.  

No a la inquietud, a la escasez, no al miedo al desamor o a la enfermedad, a las enemistades o a familias desunidas. Al esfuerzo o la decadencia. Sin penas ni llantos a no ser que éstos fueran para alegría.

Sus retos mentales anidaban en la paz de la inocencia, entretanto crecía iba desilusionándose sufría...

Pasaron años y Mónica, mira otro tiempo en la que está presente con la ausencia de muchos deseos de otrora, al frente y a ambos lados, arriba y abajo observa que otros deseos a los que no prestó atención conforman ahora su mundo con las incógnitas impresas en los pliegues de sus arrugas. ¿Qué me trajo el Universo?  Toma un sorbo de vino de la copa, y ríe casi con descaro alzando la vista al azul del mediodía diciéndole a los pájaros, ¡el Universo tiene humor!

En ese descansar sereno que proporciona las experiencias llevadas hasta el extremo del delirio, se da cuenta, ningún deseo es abordado únicamente desde lo deseable, si no, desde lo intrínsecamente saludable. Una fuerza mayor y sabia subyacente en los mismos deseos entiende que justamente necesitas todo lo contrario para valorar de la vida la valía de la misma y de lo que te juegas en ella. Ninguno de aquellos deseos lejanos pero no olvidados si los hubiera recibido cuando los quiso poseer, podían haber sido bien acogidos si primero no entendía lo que verdaderamente necesitaba. Simplemente en la madurez del camino, Mónica comprende que todo tiene un orden. Y los deseos, algunos se quedan en suspiros, otros van llegando a medida que se está preparada para recibirlos y darles el lugar adecuado en su disfrute y entendimiento. 

Ahora ya nada importa, porque lo importante siempre lo mantuvo a salvo con ella. 



Mila Gomez. 


Tus sentimientos crean el patrón desde el cual tu mundo es creado, y un cambio de sentimiento es un cambio de patrón. 
"Neville Goddard" 




Post dedicado a +dimarca Por ser quién me sugirió la idea de hacer un relato inspirado en la fotografía, y este fue el que surgió.  Gracias, dimarca.  Espero os haya gustado.