sábado, 20 de diciembre de 2014

El número del Infinito





           "Una mente sana no debe ser culpable de una falacia lógica, sin embargo, hay mentes excelentes incapaces de seguir las demostraciones matemáticas" Henri Poincaré
          
       Los números son símbolos que nos hablan a través de su estructura. Todos estamos enlazados a uno de ellos como mínimo, y a cada quién, le comunica diferente aunque en expansión, tenga el mismo significado para todos, al igual que los horóscopos. El número final obtenido de la suma de la fecha del nacimiento, es el primer emparentado que nos comunica ciertas características de nuestros genes, que ayudarán a la formación de  nuestra posterior personalidad.  
         "Lo que sabemos es una gota de agua, lo que ignoramos es el océano" Isaac Newton
        
           A parte de conocer de ellos lo comúnmente básico, hay datos de sus secretos procedentes de la antigüedad más inhóspita. Parientes de civilizaciones poderosas que mantenemos en vivo recuerdo, o lo mantienen por nosotros, utilizaron las palabras de los números para orientarse en toda clase de suertes. Se sirvieron de ellos para poder  interpretar y dar nombre a las estrellas. De ahí surgió, que estudiando el firmamento comprobaron que dependiendo de la posición del sol o la luna, las estrellas les mostraban un panorama diferente para cada estación del año. Descubrieron un Universo lleno de símbolos numéricos, y cada uno de ellos y conectados entre sí, daba como resultado formas de energía que ellos acogían para modelar y crear la realidad de su vida. Podríamos decir, que durante mucho, mucho tiempo, antepasados nuestros estuvieron en permanente contacto con el lenguaje simbólico del Universo.         
       
        Los números se han utilizado para medir el tiempo de las cosechas y las siembras. Los egipcios y griegos tuvieron un sistema numérico, y cada letra de nuestro abecedario está representada por un número. La Numerología está presente en todos los proyectos. El 11, 22, y 33 son llamados números maestros, se cree que representan un poder para superar lo material y encontrar un significado a la energía masculina y femenina. Y nunca se han dejado de utilizar los números para adivinar pasados o futuros, siendo la numerología Tántrica una de las solicitadas terapias hoy en día.
       
        Pitágoras, mediante su método numérico "música de las esferas" ,  afirmó que las palabras tienen un sonido que vibra en consonancia con la frecuencia de los números como una faceta más de la armonía del universo y las leyes de la naturaleza. (Wikipedia)
        Un grupo de exploradores de una raza de seres pandimensionales e hiperinteligentes construyen Pensamiento Profundo, la segunda mejor computadora de todos los tiempos, para obtener la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás. Después de siete millones y medio de años meditando la pregunta, Pensamiento Profundo declara que la respuesta es cuarenta y dos, razonando que la pregunta fue mal planteada y debe ser formulada correctamente para entender la respuesta. (Wikipedia)
      
 ...Una vez que activéis el ojo de vuestra mente, la glándula pineal, al seguir visualizando el número ocho, -el signo del infinito- encima de vuestros ojos entrecruzándose entre las cejas, se desvelarán más secretos... "Cuentos y leyendas de los Pleyadianos"  libro, "Familia de Luz" por Bárbara Marciniak 
         
           El número ocho representa al Infinito, la vida material y la espiritual, día y noche, o, evolución e involución. Un símbolo que de vez en cuando el Universo se congratula en mostrárnoslo. Es una forma geométrica, un aro con dos caras que se entrelaza formando dos círculos y que, viaja constantemente por la Vía Láctea. Es una unidad tan antigua como el mismo Universo, y es el número que representa nuestra espiritualidad como un sólo Ser camino de la plenitud y la verdad para la cual, vamos despertando poco a poco. Se basa en la unidad, y el ser humano va camino de comprender, que al igual que en el Universo todo tiene un lógico sentido, en el planeta Tierra las acciones individuales o globales, nos afectan como a uno sólo. No podemos librarnos de las consecuencias que producimos, y ya no podemos creer, que la actitud o comportamiento de uno sólo, no sea, algo que de alguna manera vayamos a vivir con el resultado producido, aunque nada indique lo contrario. El ocho, el número del infinito y de nuestra infinitud como Seres espirituales.  

Hace unos años, El telescopio Herschel, capta misterioso símbolo del infinito en el centro de la Vía Láctea.

         
          Una imagen sorprendentemente hermosa que palidece los sentidos, para detenernos a contemplar con una vacuidad absoluta de la mente, la vasta magnitud del océano celestial derramando su soberbia lluvia de resplandeciente luz constantemente sobre las creaciones divinas. Un símbolo que contiene las partículas energéticas de los soles, las lunas y las estrellas que nos calentaron antes de desaparecer. Una energía de amor que sustenta y abastece al globo terráqueo. Que espera junto a nosotros alcancemos a vislumbrarlo y sentir su clarividencia del espacio. Una fuerza indestructible que está dispuesta a informarnos, siempre y cuando prestemos atención a su imagen dentro de la visión mental. ¿Qué sentiríamos si al mirar al firmamento, un buen día viéramos las estrellas unirse para formar semejante geometría? ¿En qué paradisiaco lugar me encuentro, que sobre mí desciende el puente de la apertura de los tiempos? 

Mila Gomez.
https://www.youtube.com/watch?v=1PaoE_BCqv4  (Título del vídeo: el ocho, símbolo del infinito)