viernes, 26 de noviembre de 2021

Sombras justicieras

 


Dejó de confiar en ese médico al que tenía que visitar  dos veces a la semana. Cinco años deberían ser suficientes. Aconsejándole continuar con la medicación si quería seguir durmiendo en paz. Paz, que creía ganada en pasadas batallas, y por tener ochenta años. 

Se sentía curado... 

En su mente dibuja una cara incrédula de aquel médico. Abre los cuatro botes, y las píldoras de colores son tragadas por el agua del retrete: ¡No vas a ganarte la vida a mi costa! <Le dice a la cara>.

Lo estaba consiguiendo. Se sentía eufórico. Pero gastados los últimos residuos sanadores, todo volvió a comenzar, con mayor intensidad y clarividencia.

Seis noches consecutivas, huyendo de lánguidas sombras que tratan de atraparlo en la pesadilla. Encontró manera de escapar,  llegando a su mundo a través de pulsar el interruptor de la luz, que nunca encendía nada. Se despertaba envuelto en sudor, un sabor a metal  en la boca y con el corazón al filo de un infarto.

En un mal sueño, escuchó lamentos de aquellos días pretendidos olvidar, cuando apodado; "El Negro Tesorero", siendo comandante de una infernal guerrilla, sentenció a muerte a quiénes inútilmente, negociaban por su defensa. Esa noche, es perseguido por su oscura conciencia. No pudo encontrar el interruptor de la luz; quedándose en tinieblas a la espera de alegaciones... 

Ahora, ningún médico al que solicita consejo, puede ayudarle a  descansar en paz. 

Cada noche se enfrenta con su conciencia, entretanto, una sombra deambula por hospitales, tomando píldoras de colores. 


lunes, 30 de agosto de 2021

¡GRACIAS, POR HABER ESTADO EN MI VIDA!

  

Abrigada por tu amor
en la calidez de tu vientre,
una vida yacía
inspirada por tu valentía.
 
Desde afuera, creabas una historia para mí
alimentada por los más bellos sueños. 
 
Así fue;
que una vez alumbrada
los sueños siguieron su curso. 


           Primitiva Collado Gil                                                                   

Ahora eres la estrella que siempre fuiste, solo que más luminosa, e igualmente me sigues guiando porque tu amor no tiene límites. ¡Gracias por tanto, mamá! ...Por haber estado en mi vida. Estás en mi corazón y junto a mi alma. Tu esencia navega por el cauce de la eternidad dirección; AL ORIGEN, en donde nos volveremos a reunir.

 

30/08/2020

Hace un año, partió a otro plano mi madre, le faltaba diez días, para celebrar los 96.

El último suspiro a la vida que conocía, lo entregó de la forma en que quería cuando pensaba en ello y nos comentaba. En su casa, y en su cama durmiendo plácidamente, cerca de al menos, una de sus hijas. Y en aquel escenario, cerca de ella, da “la casualidad” que estaba yo, junto a mi esposo. Tuvimos la suerte de poder despedirnos de ella. Sus cenizas reposan en el pueblo que la vio nacer; Ciudad Rodrigo, así también ideaba que fuese, aunque tiempo atrás, ya había llegado a un punto que le daba igual, adónde iría a parar su cuerpo. Se fue en paz, así sentí porque esa paz, se fijó en mí; tal calor de madre dejando amor y olvidando vestimenta. Mi madre tuvo un tiempo preciso, tal vez, también fuera precioso, por ser necesario para ir despidiéndose de lo que creía amar del mundo. Su Alma se liberó de las cadenas terrenales, creo que, cumplido con el propósito traído al nacer. El semblante que dejó al marchar, era retrato de la pacificación. 

Llevaba varios meses que su cuerpo estaba cansado, yo se lo notaba, aún así, nunca la vi desaparecer, como si tuviera que ser eterna su compañía física. Tampoco imaginaba, que una vez marchado, su recuerdo sería; ¡tan presente! Al día de hoy, me sigo sorprendiendo hablando con ella alguna vez, pensando después si su espíritu se acercó, igual que se acerca en algunos de mis sueños.  Me vienen instantes resistiéndose a ser olvidados, son los que siempre tienen algo nuevo que decir y eso, hace sentir bien. Sentimientos y emociones que sin tener en cuenta cronología, vienen y marchan, vuelven y van a través de un lúcido cristal, formando una cadena de cadenciosas vivencias, visiones de pasados ya inexistentes, pero afianzados a mi sistema sensorial.

∞∞

Mi madre, mujer valiente y trabajadora, ordenada, activa, discreta…, estaba siempre al frente de todo para que nadie en su casa se quedase sin algo. Con ese amor de madre y esposa que algunas veces no se entiende, y pasado el tiempo reconoces el amor que había puesto en cada gesto o palabra.

De entre las cualidades que la caracterizaban y le supe ver, destaco: LA FORTALEZA, esa  lucha por vivir sin que nada la acobardase y para lo cual, se armó de un fuerte carácter. Tenía 60 años cuando enviudó de mi padre, mis dos hermanas mayores, y yo, vivíamos en la ciudad y ella prefirió quedarse en donde estaba. Vivió sola  hasta cumplir 90. Diez años atrás, contrató a una joven para ayudarla con la compra y los médicos, pues había empezado a utilizar bastón, y empeorado en sordera. ¡Pero seguía adelante! Comida, limpieza…, realizaba con una agilidad, que cuando yo la visitaba apenas daba crédito, anonada de su ímpetu. Mi madre daba largas caminatas todos los días con sus amigas, y cuando no pudo con tanto, practicaba en casa gimnasia con brazos y piernas, bailando un corto si hacía falta (¡Cuánto me reía al verla!). Le gustaba jugar a las cartas, leer revistas, libros, recetas..., y enterarse por TV de las noticias diarias, inclusive las de política o deporte, nada se le pasaba por alto. Disfrutaba a lo grande viendo jugar al equipo de fútbol del Real Madrid.  Hablaba de cualquier tema o personaje público con  conocimiento y total seguridad. Se cortaba las uñas de los pies, y pintaba la de las manos, incluso se ponía los rulos y acostaba con una redecilla. También le gustaba salir a la calle con un toque de carmín en los labios, levemente perfumada y con un último vistazo al espejo.  Todo esto y más, hasta cumplir los 90.

∞∞

Evidentemente, con esa avanzada edad en que su energía, daba muestras de debilidad,  no queríamos dejarla sola. Seguía reacia a vivir fuera de lo conocido, pero mi esposo y yo le ofrecimos una tentadora propuesta.  La mejor cualificada para ofrecerle lo que necesitaba, y quería, es decir, todo su espacio, incluida cocina para ella, éramos nosotros. 

Y para un pequeño y bonito pueblo del Matarranya, se vino a emprender otra aventura, la última de su andadura.

Se adaptó al cambio antes de lo previsto. Aprendió a utilizar la placa de vitrocerámica, y con mi ayuda, preparábamos su comida, la que conocía y gustaba. Aún cosía algún descosido o botón. Salíamos a pasear, y bajaba y subía las escaleras dos veces por día para mantenerse en forma. Le seguía gustando ver la tele y saber de todo lo que se cocía allá dentro. Se acostaba entre las dos y tres de la madrugada. Mi esposo y yo estábamos muy a gusto  con su compañía, y en poder ayudarla con lo que  necesitase. Vivimos juntas sus últimos 6 años con las 24 horas por día. Pero el tiempo tiene la última palabra: la fortaleza flaqueaba a medida que pedía otra clase de descanso el cuerpo,  comenzando a quejarse...

Sucedió, que en la repta final, me convertí en “madre” sin haber parido, y mi madre pasó a ser “hija” que se deja cuidar con agrado: ¡fue conmovedor! Ahora veo “eso” mucho más nítido, como una enriquecedora experiencia que quedó conmigo, un valioso regalo por su parte. Uno de tantos, pero lo más GRANDIOSO que me dejó en herencia; SU TIEMPO. Sí, porque el tiempo, es el más preciado de los tesoros que tenemos, y mi madre me dio sus últimos 6 años enteros, más los recuerdos que teníamos atesorados. Las dos, a nuestra manera, supimos beber y saborear los momentos.

 Es el tiempo que se vive con intensidad, el que aporta aprendizaje. Tuve una gran maestra en mi madre, lo fue, porque yo supe aprender de ella, cosas que las dos necesitábamos expresar para cumplir con un pacto entre Almas.  

Gracias infinitas, mamá, por todo y sobre todo, por permitirme existir en tu universo y aceptarme como hija cuando tuviste que elegir…, sin tener la certeza de que, las dos fuésemos a superar las conjuntas pruebas terrenales. Tu Presencia, siempre está presente. TE AMO. 💓


Mila Gomez


Elaboré un vídeo en homenaje a mi madre. Lugares de su pueblo natal, en donde también nací. Uno de los Medievales más bonitos de España. 
Ciudad Rodrigo, en la provincia de Salamanca.
Las imágenes están acompañadas por una canción de Enya: 
Return to Innocence.













lunes, 19 de julio de 2021

Feliz verano

Feliz verano, amigas y amigos. Me complace compartir con vosotros lugares de la Comarca del Matarranya, provincia de Teruel (Aragón, España), que me gusta visitar. Los acompaño de unas frases reflexivas, que vivo, y visto, con lo que me sugirió un momento dado. Más adelante, no sé... 



"Ermita de la Misericordia" Cretas

Cada quien, a su paso, hallará respuestas, incluso cuando ya no tenga preguntas.


Cretas

Si te han entregado AMOR, si lo sientes en ti, 
no lo guardes. Cuando lo vas donando, 
SU cantidad aumenta en ti. 


Plaza de Cretas

Si quieres sentir tu silencio, o dedicárselo a alguien,
que la mente permanezca callada; de lo contrario, 
te interrumpirá el eco de tus voces, fracasando en la intención. 

Otra panorámica de la plaza de Cretas

A veces el pasado se presenta en formas curiosas, 

puede que detrás haya una historia para ti, 
ya te alcanzará, entretanto, disfruta del misterio. 


Símbolos "Calatravos" En una calle de Cretas

En ocasiones creemos hablar con la verdad, y que lejos podemos encontramos de la auténtica. 


Fuentespalda


Mi territorio es mi cuerpo,
La intención es, donde quiero estar,
Atención, es donde estoy. 


"Despoblado Ibérico" En Calaceite

Cuando experimentas algo con total consciencia, justo en el instante, amplias conciencia. 


Calaceite

Cuando oras, el ruego no va dirigido a nadie ni nada que esté afuera, 
a quien estás rogando, es a ti mismo. 


La Fresneda

No pienses por los demás, no hay seguridad de lo que, otras mentes planean para ti.
Y, si vas a pensar sobre alguien..., piensa como te gustaría pensaran de ti. 
Es la clave para que las vibraciones de los pensamientos se unifiquen y el amor, siga siendo protagonista. 


Ruinas del "Monasterio Nuestra Señora de Gracia" La Fresneda

¿Estamos listos, y bien dispuestos, para asumir lo inesperado?


Ráfales

Si quieres llegar a la noche y su plácido sueño en un estado sosegado, conservando la máxima energía, procura por el día, mantener la mente sin tanto parloteo contigo mism@, sobre lo que fue, lo que pudo ser, será o, con  fantasías. 


Valderrobres

Una palabra, una mirada, gesto, juicio, intención, finalidad...,
cualquier acto que realizas, son semillas con las que siembras tu campo de "posibilidades". En algún momento recogerás; nunca sabrás cómo, ni cuándo... 


Plaza de; Valderrobres

Solo estás tú, en estado puro. 


"El Salt" La Portellada

Las ilusiones están suspendidas en la nada, 
son una exigua precariedad que proporciona la misma nada. 


Desde el Matarranya: Vistas a los Puertos de Beceite (Tarragona)

Vive desde dentro sin dejar de estar afuera


Vistas a los Puertos de Beceite (Tarragona)

Caminos hay tantos como desees transitar. 


Vistas a los puertos de Beceite (Tarragona)

La vida no se detiene por nadie ni nada, ni siquiera un paisaje es estático, 
lentamente, se va transformando.
 
Vistas a los puertos de Beceite (Tarragona)



OS DESEO FELIZ VERANO, NOS LEEMOS PRONTO POR AQUÍ. 
SED, MUY, MUY FELICES. UN ABRAZO. 💓
GRACIAS.



Mila Gomez




jueves, 27 de mayo de 2021

Ladino destino



Nos enamoramos al primer golpe de vista. Luis era miembro del Grupo de Socorro de Montaña. Experto en alpinismo…, practicando en lo que yo más temía, y asimismo, fascinaba. 

Como no sabía de dónde venían los deseos por subir cimas…, ni la terquedad, accedí a ir con él de excursión… A los pies de una pequeña colina prevista para subir, que percibí gigante, me atasqué. Con pensamientos paranoides y excesiva sudoración. Recordé; que ya tenía aceptado lo que no quería: tengo acrofobia.

Cuando expliqué a Luis de esa obstinada, y contradictoria fobia, ocurrió algo insólito; comenzó a aparecer en mi realidad onírica. Efectuábamos fantásticas proezas escalando, hasta en descomunales cumbres nevadas. Aparte de buen equipo, iba acompañada por alguien que, simplemente, confiaba en mí. ¡Todo parecía tan real!  

Curiosamente, en el día comprobaba que mi confianza crecía. Llegué a disfrutar con las vistas desde el campanario de la iglesia del pueblo.

Aquellos sueños en los que junto a él subía…, bajando como si nada, eran semejantes a recuperar una olvidada sabiduría.

¿Miedo? ¿Superación? No lograba discernir cuál tenía más poder sobre mí.

Pero una expedición en Nepal nos aleja, allí, él desapareció; me quedé sin sueños mágicos. También con algo impulsando a conquistar “otros sueños” con lo recién experimentado. Pues el amor de Luis había penetrado en mis miedos…, liberándolos.

Hace un año conseguí dos premios en escalada.

Uno, está de adorno.

El otro me reafirma: “Los sueños se parecen a la realidad en que; por común temen al miedo”.


"Se realista; pide lo imposible"
Alberto Camus


ACROFOBIA

Se denomina acrofobia (del griego ἄκρος akros ‘alto’, ‘elevado’, y φόβος fobos ‘miedo’) al miedo a las alturas. Puede experimentarse en una variedad de situaciones, como bajar escaleras, mirar por un balcón, cruzar puentes, asomarse a la ventana de un edificio, subir a un avión, o practicar deportes extremos, como lo serían la tirolesa, el paracaídas o el parapente. Al igual que otras fobias, la acrofobia genera fuertes niveles de ansiedad, miedo, desesperación, estrés y nerviosismo en los individuos que la padecen, lo que induce una conducta de evitación o alejamiento de este tipo de situaciones
Fuente: Wikipedia

*** El relato tiene que estar basado en una fobia,  Microrreto propuesto por David Rubio; de El Tintero de Oro
Gracias. 


©Mila Gomez




jueves, 21 de enero de 2021

Página 432




Si hubieran sido capaces de creer, que mi visión provenía de otro ojo más certero, lúcido, clarividente, ligado al abstracto y verdad de acontecimientos venideros, quizás, nuestras vidas serían más dulces. Sin embargo, por haber nacido ciego, causé desconfianza.

En esta última página, resumo lo que durante sesenta años difundí, igual que transmitieron. Ahora, nada nuevo aportaré.

He visto dentro de mí, y en sueños, como el planeta enfermaba, siendo sus hijos encargados de la sanación. Teníamos la oportunidad de invertir el mal, pero era más fácil tirar basura a Madre Tierra, llenándola de estercoleros y mirando para donde no se ve. Se ha vivido sabiendo, y sin dar importancia a lo necesario.

A causa del cambio climático, el hielo congelado por millones de años, se iba derritiendo de los polos; bacterias hibernando comenzaron a despertar, saliendo a través de aberturas, llegando a todos los rincones del planeta. El Espacio empezó a defenderse del tiempo y así, nos lo iba restando para Tierra sanarse, pues no podía morir, todavía es joven. Al parecer, descontentos con lo que pasaba, inconscientes o no, nos masacramos hasta con pensamientos. El amor sigue escurridizo mientras el miedo engorda para mal de todos. Emergieron virus en un clima no suyo eligiéndonos para vivir; acomodándose. Y la Naturaleza sigue avanzando con sus planes.  

¿Qué sucede? Las culpas hacen su labor cargándonos de pecados sin haber hecho; ¡nada! Paradójicamente, la culpa pertenece al desorden. 

Nos queda ser responsables, y la unión, con esperanza puesta en próximas generaciones.


Mila Gomez


 

Microrreto para el Tintero de Oro

domingo, 6 de diciembre de 2020

Ralentizando

  

El tiempo pasa  por delante de nosotros sin  preguntar qué es lo que queremos hacer con él, ni en él, ni siquiera le importa. Pues es tan fino su lenguaje que tampoco dispone de tiempo para detenerse en sí mismo. Aún, tan delgada e imperceptible su línea,  es protagonista de nuestra vida. Y todo en su espacio parece una gran paradoja, es algo intangible oculto en lo tangible que, al no verlo ni tocarlo, tampoco lo sentimos, se volvió a lo que siempre es, solo un nombre al que queremos desglosar sus letras, o persuadir a que nos enumere su enigma, que tampoco tiene, es, simplemente, el aire que respiramos. 

Sus momentos se van diluyendo y nosotros, a veces, a duras penas logramos sentir. Se volvió  tan grande, o pequeño, que vislumbrar su presencia para detenernos en ella y aquietar la mente junto a su visita, se volvió una especie de reto. Pero no lo olvidamos, y para mucha gente es el principal personaje sin rostro de sus historias. Tan vivaz en  sus movimientos que parece estar diciendo, ven conmigo o me pierdes. Y si, es ahora que ya grita no te escondas en donde me dejaste y sígueme sin prisa, pues, al igual que todo, si el tiempo se sabe gestionar, entonces es cuando sentimos que camina junto a uno acompañando en los quehaceres que puede ya no sean tantos, pero si los necesarios, y esos, son los que al apreciar su paso por las horas, se forja el día sereno, y los demás, quedan para otros momentos igualmente adecuados.

Es tiempo de buen hacer, con calma. Pues se nos aparece demasiado veloz y debemos ir despacio para detenerlo, y saborear como a un lujoso manjar que se nos regala sin pedir nada. 

  • Hay un antiguo dicho; "Vísteme despacio que tengo prisa" Que curioso, parece que siempre lo hemos sabido. 


Si supiera escucharle creo que me diría: 

Vives en la eternidad, utilizando para ello una parte de la misma que, al percibirse densa, fue nombrada, tiempo.


Tenerife; 2011


jueves, 19 de noviembre de 2020

NOCHE DE MANIFESTACIONES

 



Afuera imperaba una quietud abrumadora, y dentro de aquel mausoleo pétreo, abandonado por los diques del tiempo y alguna memoria, nos entregamos a un silencio casi espectral.

Rosa custodiaba las palabras no dichas en esos momentos. Ocupada en los preparativos para una óptima psicofonía. El lugar favorable en donde los sonidos, quedasen registrados en la grabadora de audio. Ella actuaría de canal entre los dos mundos.  

Mis pensamientos pretendían mudar del lugar, pero aferré a los que me habían llevado hasta allí. Desentrañar aquellas presencias que, cuando niño, muchas noches despertaron susurrando al oído vocablos incomprensibles, a veces, sentía miedo, paz, emociones que escapaban a mi corto entendimiento. Figuras de humo danzando por la habitación, esfumándose por cualquier recoveco. Nunca marcharon del todo, aún seguían jugando conmigo a las adivinanzas, retando a comprender.   

Miré de reojo a mi amigo, compañero de andanzas e ilusiones que nos hacían sentir libres. Accedió a participar en el experimento por amistad, y su incredulidad a todo que no fuese físico. Tal vez por eso, su semblante parecía sereno como las piedras del recinto.

Rosa, grabó una invitación de diálogo para quienes desearan comunicarnos algo, probablemente moradores del cementerio, adherido su osamenta a la desvencijada casa que, esa noche, velaría por el excitado sueño de tres jóvenes...,que madrugaron.  

La cinta estaba grabada entera. Escuchar las voces, y sonidos de las energías psíquicas que visitaron, nos paralizó hasta la respiración.

Nuestro inminente destino peligraba.

El tiempo se consumía.

Convenía marchar enseguida.

Obligados a enmendar el descaro. 


Continuará...