miércoles, 1 de abril de 2015

Pautas Kármicas


        
           A nivel cósmico, el planeta Tierra está recibiendo luz y aumentando su frecuencia de vibración para que podamos sentir la energía del amor. Está penetrando en el sistema solar y ayudando al despertar de la conciencia Crística en la raza humana. Las ondas que son transmitidas por la nueva frecuencia penetran en el cerebro y en las células del hombre. Los cambios en nuestro entorno, y en general, ya los estamos percibiendo de otra manera.  
         
          Sin embargo, para transcender a un nivel evolutivo más elevado, debemos darnos cuenta que es, lo que nos está frenando para conseguir ese estado de bienestar común que estamos buscando, y, al que sin duda tenemos derecho a disfrutar.
         
          Somos almas viejas, y desde nuestra primera existencia hasta la que sostenemos en la actual, sistemáticamente hemos cancelado mucho Karma contraído los unos con los otros. No obstante, hay ciertos Karmas que compartimos a nivel mundial, y que en estos momentos de la historia nos están mostrando su dureza  a fin de que, los podamos reconocer para deshacerlos y liberarnos. La Consciencia Universal está poniéndose a prueba en todos. 

Considero interesante repasar unos párrafos que pueden ayudarnos a identificar nuestra participación en el mundo. Extraídos de;
Manual de Ejercicios Pleyadianos. Libro: El Despertar de tu Ka Divino. Por la autora y canalizadora: Amorah Quan Yin.  
 Para el año 2013 todos cuantos permanezcan en la Tierra deben comprender los siguientes cuatro principios evolutivos:

1) El objetivo del ser humano sobre la Tierra es evolucionar física, emocional, mental y espiritualmente.

2) Todo ser humano posee una Esencia Divina hecha de luz y amor cuya naturaleza es el bien.

3) El libre albedrío es un derecho universal absoluto; la impecabilidad exige al yo entregar su libre albedrío al arbitrio divino mediante la fe y la confianza.

4) Lo que existe en la naturaleza es sagrado sin importar el modo en que sirva o satisfaga las necesidades del yo individual.
 
Vuestro cometido es seguir una vida recta, aprender y practicar la impecabilidad, la oración a fin de conocer el plan divino y vuestro papel dentro de él, y vuestra sanación y despejamiento a todos los niveles tanto como sea posible. A un nivel colectivo existen en este momento siete pautas kármicas primarias que precisan trascender y ser despejadas. Las pautas que actualmente se exageran a fin de haceros conscientes de ellas para así transformarlas, son: la arrogancia, la adicción, los prejuicios, el odio, la violencia, la tortura y la vergüenza.

Ya sea la actitud de supremacía de Estados Unidos en el mundo o la actitud de un miembro de la Nueva Era de superioridad frente a seres menos espirituales y conscientes, la actitud es la misma: arrogancia.

Ya sea un alcohólico tirado en las calles de Los Ángeles o una persona obsesionada con su aspecto físico o el cuerpo de su compañero o compañera, esta pauta se llama igual: adicción.

Ya sea el KKK quemando cruces en el patio de personas negras o una persona espiritual despreciando a un «paleto», el nombre es el mismo: prejuicio.

Ya sean los capitalistas que odian a los comunistas o una persona «políticamente correcta» que odia a los madereros y constructores, la actitud es la misma: odio.

Ya sea Estados Unidos generando guerras en Vietnam o América Central o un progenitor golpeando y degradando a un hijo, la acción aún tiene el mismo nombre: violencia.

Ya sean indios, aborígenes australianos u otros indígenas asesinados y su tierra destruida por los blancos, o sean ardillas y ciervos muertos a causa de conductores despistados que van muy deprisa, el problema es el mismo: tortura.

Ya sea Alemania llevando las cicatrices de un Hitler o un pobre sintiéndose indigno a causa de su pobreza, el sentimiento es el mismo: vergüenza.

Desde lo evidente a lo más sutil, cada persona debe cumplir individualmente su parte para reconocer y sanar estas pautas.

Las expresiones individuales de estos siete puntos kármicos principales varían enormemente. Sin embargo, si se mira de cerca, se ve que la fuente de todo problema hoy en la Tierra es una o más de estas siete pautas kármicas de este anillo solar. Estas pautas están acompañadas por la incapacidad de percibir los cuatro principios evolutivos que deben aprenderse.