jueves, 5 de febrero de 2015

El Poder del Padrenuestro



ORAR ES HABLAR CON DIOS, MEDITAR ES ESCUCHARLO
                                                       
                       

Las emociones conllevan una potente carga energética, en ocasiones hemos podido comprobar cómo hacen sufrir o alegrar. Las hay que son tan impredecibles que nos hacen dudar de su procedencia.

El ser humano se sirve para conocerse de tres cuerpos, el más destacado por todos es el cuerpo físico, al que se le suele dar más importancia por eso de las apariencias y porque es imposible olvidarse de él. Continuamente nos comunica su estado y seguimos sin comprender el significado de su comunicación. ¿De dónde procede éste dolor o malestar? Quizás, si me tomo tal o cual pastilla se me pasará. Así es, el diálogo que mantenemos con él. El cuerpo físico es el más básico sin embargo, a través de él expresamos las emociones, sentimientos, dudas, miedos y cualquier anomalía inexplicable. También en él recaen las consecuencias de las acciones y de alguna forma, la manera de pensar. Es importante cuidarlo con respeto y el mayor entendimiento posible, puesto que él, es nuestro cómplice para vivir experiencias felices.
           
El cuerpo mental está gobernado por todas las emociones y estados que el ego dispone. La mente es un hervidero de idas y venidas que se van colocando fuera y dentro del cuerpo físico, el basurero que no reciclamos debidamente y al que le proporcionamos una química que a veces no procesa bien. Todo este sin sentido es consecuencia del desconocimiento del cuerpo mental, cuyas emociones provocan ansiedad y otros estados poco entendidos y erróneamente corregidos. Las hormonas se alteran y el sistema glandular deja de funcionar correctamente. 
          
Profundo, subyacente y enigmático tenemos el vehículo más valeroso y productivo de todos, el cuerpo espiritual. Un interrogante para el que no encontramos las correctas preguntas ni respuestas. No obstante es, el que gobierna nuestro universo particular y unifica el universo de todos. El cuerpo espiritual interactúa con nosotros en el silencio, en la quietud de la mente y en el sonido que produce el cuerpo cuando respira y no hace nada más. Por suerte, estamos acelerando el acercamiento para comprenderlo.  
          
El ser humano es, un universo de potentes posibilidades. Cuando, consigamos nivelar los tres cuerpos para que, si habla uno lo podamos entender desde la perspectiva de los otros, habremos erradicado la enfermedad y las dudas.

Mila Gomez. 


Son, el punto de contacto entre los tres cuerpos, el lugar donde se encarna el espíritu y el alma, y por el cual estos últimos actúan en el cuerpo físico. Por lo tanto si uno quiere curarse, toda curación ha de pasar por el sistema glandular.  
Y es aquí donde está el don del Creador del Hombre. Se puede ver claramente como las glándulas endocrinas están relacionadas con la renovación de las células, con la degeneración o con el rejuvenecimiento. Y esto se hace no solamente a través de las energías físicas, sino a través de las energías del cuerpo mental y del cuerpo espiritual, puesto que las energías glandulares son, podría decirse, las fuentes a partir de las cuales el alma puede habitar el interior de un cuerpo.
 - Es pues, a través de estas mini centrales de energía como nuestro cuerpo mental y nuestro cuerpo espiritual pueden actuar sobre nuestro cuerpo físico. Es a partir de estas glándulas que se crea la enfermedad o la curación!.
Cayce aconseja para ello una herramienta de base: la meditación… El explica que cada verso del Padrenuestro corresponde a uno de estos centros glandulares y que la recitación meditativa de esta plegaria puede tener un efecto dinamizante sobre las glándulas endocrinas enfermas. El ‘padrenuestro’ es en principio mucho más antiguo que el judaísmo puesto que se le encuentra ya en las plegarias de Akenaton en Tell el-Amarna


 
CORRESPONDENCIA ENTRE
LOS VERSOS DEL PADRENUESTRO
Y LAS PRINCIPALES GLANDULAS ENDOCRINAS,
DADAS POR EDGAR CAYCE

1.- PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN EL CIELO – abre la pituitaria (glándula maestra del cuerpo)
2.- SANTIFICADO SEA TU NOMBRE – abre la glándula pineal
3.- VENGA A NOSOTROS TU REINO – abre la tiroides
4.- HÁGASE TU VOLUNTAD ASÍ EN LA TIERRA – abre el timo
5.- COMO EN EL CIELO – abre la tiroides
6.- EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA DÁNOSLO HOY – abre las gónadas (glándulas sexuales masculinas y femeninas)
7.- Y PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS (OFENSAS), ASÍ COMO NOSOTROS PERDONAMOS A NUESTROS DEUDORES (A QUIENES NOS HAN OFENDIDO) – abre las suprarrenales, también llamadas adrenales
8.- Y NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN – abre las células de Leyden (o glándulas de Leydig, que no son verdaderamente una glándula sino un conjunto de células secretoras de hormonas, localizadas bajo el ombligo y por encima de las gónadas)
9.- MÁS LÍBRANOS DEL MAL. – abre el Timo
10.- PUESTO QUE TUYO ES EL REINO – abre la Tiroides
11.- EL PODER – abre la glándula Pineal
12.- Y LA GLORIA – abre la pituitaria
Por los siglos de los siglos.
Amén