sábado, 4 de noviembre de 2017

Abasi/Ast






















Si no leíste la actual vida de Abasi y quieres leerla. Clica Aquí


REFLEXIÓN. Vidas de Abasi/ Ast

Un día muy lejano llegó a mis manos una información que entre otras cosas, decía más o menos lo siguiente. 
La especie humana viene de una bacteria, mientras va multiplicándose y desarrollando conciencia, primeramente se convierte en especie mineral, luego pasa por la etapa de especie vegetal, por la de animal y gracias al regalo del libre albedrio, llega a la especie humana; y para esta, la involución, o llamado retroceso en la escala evolutiva/conciencia, era impensable que se llevase a cabo una vez alcanzado la etapa de dicha especie. 

Deducción. 
En esta vida se puede ser muy, pero que muy cruel y en la sucesiva  se vendría a recibir aquello sembrado, siempre dentro de la especie humana. Que para evolucionar renacemos las veces necesarias hasta que una vez logrado llegamos a ser Seres de Luz sin materia, claro, habiendo consumido múltiples vidas en distintos cuerpos con variados padecimientos, de toda clase. Vine a entender que el crecimiento como persona y ascensión de espíritu y Alma es imposible regresando a las especies de las surgidas anteriormente experimentando en ellas.  Mineral, Vegetal, Animal. Sería considerado inapropiado e incoherente que el ser humano renacido a fin de evolucionar lo logre descendiendo. Quedé conforme puesto que pareció de lo más lógico.

****

Por suerte, en la actualidad con en el cuerpo que habito, muchas creencias mantenidas hasta ahora van cayendo como un castillo de naipes y reemplazadas en mi sistema de creencias por otras de cosecha propia en las que ahora son mis preferidas.  (En todos los ámbitos.)

Para el caso que toca "creo."
Que ningún ser humano venido con el libre albedrío se le puede negar el derecho a elegir continuar con su evolución tal y como su conciencia le dicte, para eso es libre. Cada quién a su paso, elige la manera que necesita para ir ascendiendo de nivel. Optar evolucionar dando marcha atrás siendo "gata" y aunque se lo impidan una y otra vez ¡da igual! Si tenemos en cuenta que nuestro tiempo es temporal y la eternidad pertenece a la verdadera Identidad del Ser. La energía del Universo y vida misma continúa en movimiento. Nada se destruye se pierde o detiene, sino que sigue evolucionando con todo ser vivo transformándose y reconstruyéndose a sí misma. La Creación y el crecimiento son  inalterables al cauce natural de su naturaleza, aunque muchos factores indiquen lo contrario. "Una paradoja que se da." 

¿Quién puede afirmar que un ser humano, por haber involucionado en una vida bajando con ello un peldaño no puede o deba descender para después subir? ¿Alguien es capaz de asegurar que por tal motivo y como seres libres, no tengamos derecho a escoger para tal cometido renacer como especie animal, por ejemplo? De todas formas el humano tiene en sí la parte animal que aún conserva. ¿Acaso después de llegar a hombre, mujer, errado y dañado impunemente no se le permite volver a experimentar como gata, perro, ave, toro…? ¿Repetir la lección de nuevo para una vez aprendida de verdad, volver a la especie humana y continuar creciendo su Ser? 

Los peldaños a la apertura de conciencia y entrada del amor se suben o bajan, pero siempre se llega a dicha meta tarde el tiempo/no tiempo  de una u otra forma establecido de antemano.

El relato Kármico que han leído de dos vidas consecutivas una como faraón y otra de gata, facilita argumentos que todo es posible, de hecho nada es imposible. Todo se puede verificar si lo solicitas y permites que te llegue sinceramente.

****
La narración en su totalidad está dedicada a la especie animal, con el sagrado fin de que la humana veamos a esta especie VIVA como compañero/as de ruta y respetemos su elección y forma de ser. Convivir en comunión sin agredirles en cualquiera de sus formas, o menospreciarlos creyendo que son menos que la humana. Veamos y tratemos con dignidad y agradecimiento por recordándonos que su función en el planeta Tierra y Universo está conectada a la vida. Tienen su importante y necesaria misión para construir puentes  al igual que nosotros la nuestra en facilitar el despertar de la conciencia colectiva.  

Gracias desde el corazón por llegar hasta aquí. 
Mila Gomez.