martes, 2 de junio de 2015

Pensamiento y Karma




De la siguiente manera fui contestado a mi interés de conocer, ¿los pensamientos crean Karma?    



Todo en vosotros sale de una fuente específica para ser ordenado dentro de su propio espacio. Primeramente salís de un vientre y a partir de ahí, vais encajando las piezas con todas las herramientas de que disponéis. Cuando habláis, las palabras salen de la boca y se dirigen a alguien o a algo, es elemental y lo sabéis. Las palabras conllevan una carga emotiva que penetran a lo dirigido, y os sorprendería la manera que tienen de volver a su remitente dependiendo de cómo han sido acogidas.

Los pensamientos al igual que las palabras han de salir al exterior, a pesar que algunos de ellos conviven dentro de vosotros por algún tiempo. El pensamiento nada más nacer en tu hueco más profundo, el que no acabas de reconocer del todo, se convierte en un tubo incandescente que perfora la mente para reunirse con su objetivo. Esta es una de las maneras que aplicáis para seguir unidos entre vosotros y con todo el Universo.

El pensamiento es creado a partir de un pequeñísimo juicio en un instante casi inapreciable. Al ir creciendo tomando forma, va creando una reacción en cadena con las similitudes que va encontrando en su desarrollo, mientras tanto, vuestro organismo ya ha sido afectado por su fuerza. Sin tu saber razón ni maneras, la energía del pensamiento ha encajado a la perfección allí donde en primera instancia fue reconducido porque se le necesitaba por afinidad.

Has creado una forma en el exterior que está inscrita en tus células, que según como la sientas y provocado una idea afuera, será tu dicha o desdicha convivir con ella, aunque todo parezca indicar que son los otros los beneficiarios o perjudicados. El Karma ha sido creado de forma sutil y en algún punto de tu recorrido te toparás con su efecto.

El pensamiento meditado con fe y conciencia adquiere mayor velocidad y resultados inmediatos. Cuando alguno vaya a salir de la boca, asegúrate de las intenciones que pusiste cuando fue creado, escarba en las entrañas hasta encontrar el primero que te dio la idea, en caso que en ese momento no hayas captado las consecuencias, hazte un retiro solitario hasta dar con un pensamiento que reste influencia para poder deshacer el Karma en caso que ya esté germinando. Y exprésalo si conviene con convicción.


Hoja del diario de; "Un viajero en el tiempo"
Mila Gomez