viernes, 26 de noviembre de 2021

Sombras justicieras

 


Dejó de confiar en ese médico al que tenía que visitar  dos veces a la semana. Cinco años deberían ser suficientes. Aconsejándole continuar con la medicación si quería seguir durmiendo en paz. Paz, que creía ganada en pasadas batallas, y por tener ochenta años. 

Se sentía curado... 

En su mente dibuja una cara incrédula de aquel médico. Abre los cuatro botes, y las píldoras de colores son tragadas por el agua del retrete: ¡No vas a ganarte la vida a mi costa! <Le dice a la cara>.

Lo estaba consiguiendo. Se sentía eufórico. Pero gastados los últimos residuos sanadores, todo volvió a comenzar, con mayor intensidad y clarividencia.

Seis noches consecutivas, huyendo de lánguidas sombras que tratan de atraparlo en la pesadilla. Encontró manera de escapar,  llegando a su mundo a través de pulsar el interruptor de la luz, que nunca encendía nada. Se despertaba envuelto en sudor, un sabor a metal  en la boca y con el corazón al filo de un infarto.

En un mal sueño, escuchó lamentos de aquellos días pretendidos olvidar, cuando apodado; "El Negro Tesorero", siendo comandante de una infernal guerrilla, sentenció a muerte a quiénes inútilmente, negociaban por su defensa. Esa noche, es perseguido por su oscura conciencia. No pudo encontrar el interruptor de la luz; quedándose en tinieblas a la espera de alegaciones... 

Ahora, ningún médico al que solicita consejo, puede ayudarle a  descansar en paz. 

Cada noche se enfrenta con su conciencia, entretanto, una sombra deambula por hospitales, tomando píldoras de colores. 


60 comentarios:

  1. Hola querida Mila, que bien que nos trajeras este relato, inquietante y penoso, que nos da cuenta de esas leyendas que andaban de boca en boca sobre los fantasmas que persiguen a los asesinos y desgraciados que no tuvieron piedad, unos dicen que es su consciencia, otros dicen que son esas almas que se quedan errantes por morir a destiempo y que no lo dejan descansar en paz.

    Me ha gustado mucho el tono del narrador, transmite cercanía con el personaje, como si fuera su cuidador, que siente un dejo de lástima a pesar de su mal proceder. Pero al final su tono cambia para transmitirnos la sensación de triunfo de esas almas, al saber que de alguna manera se hizo justicia.

    Mila, cuántas historias reales no habrán como esta, que han forjado todo un abanico de leyendas fantasmagóricas.

    Gracias amiga por regalarte y regalarnos este estupendo micro, escrito en tu forma muy particular y conocida de hacerlo.

    Besos y abrazos almicos querida.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Harolina!
      He escuchado varias historias de este estilo y en verdad que son inquietantes y penosas. Nunca sabremos la verdad, pero la conciencia de uno mismo juega un importante papel para que recordemos acciones indebidas.

      La cercanía, si, también la sentí, puede ser porque puse al protagonista con edad avanzada y uno se imagina, como imaginó él, que ya estaba curado. El tema de los sueños es muy complejo, y "sombras" deambular algunos dicen de haber visto.

      Me alegra de que te haya gustado, al menos me entretuve organizando el relato.
      Miles de gracias, querida amiga.
      Abrazo enorme y álmico.

      Eliminar
  2. Lo olvidé, por cierto, muy apropiado el título con el contenido del relato, y la imagen me dejó de una pieza, ¿que clase de luz se enciende asi, como si fuera una manilla para abrir un grifo?, con razón eso de "luz que nunca encendía nada". Al menos aquí no son asi, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, tienes razón, pero el interruptor juega aquí un gran papel, hasta que no lo vuelva a encender, se quedará atrapado, jaja. Ayyy, estoy escuchando tu risa, Harolina. Me encantan estos interruptores antiguos, en realidad me gusta todo lo antiguo, en casa hay unas cuantas que decoran y sirven. Este artilugio es muy valorado por donde vivo, encontrar uno de estos que sea antiguo, es un privilegio. Mucha gente al reformar su casa si es rústica, los suelen poner, también los compran de imitación. ¿De verdad no viste ninguno? pero que no abran grifos, jaja.

      Eliminar
  3. Hola, Mila! Gran relato para el microrrelato de leyendas urbanas. Qué duro es soportar la conciencia que persigue como una losa sombra al personaje, que necesita luz en su vida y que no la encuentra. Sin duda, su vida es una pesadilla y la medicación no va a darle esa luz que busca desesperadamente, no va a callar la voz de su conciencia. Las guerras matan personas y a los vivos, en cierta medida,los deja condenados en la vida. Felicidades! Me ha encantado! Un abrazo muy fuerte y feliz fin de semana. Como siempre, un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mayte! Creo que nada hay peor que soportar el peso de la conciencia, más, si esta, nos está hablando desde un punto que aún no asumimos o entendemos. "Condenados en vida" Triste... Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias.

      Abrazo grande, y buen fin de semana;)

      Eliminar
  4. Imposible acallar ese grito de la conciencia. La angustia y el remordimiento del personaje recorre toda la historia y nos haces sentirlo junto a él. Buen micro, Mila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conciencia a veces nos hace malas jugadas. Me alegro de que lo hays sentido así, y gustara.
      Muchas gracias, Marta.
      Que tengas una bonita noche.

      Eliminar
  5. Casi que escribo lo mismo y en los mismos términos que ha comentado la amiga Marta. Pues sí, la voz de la conciencia es la que me parece que habla.
    Hay quiénes lo llaman almas errantes, prefiero denominarlos demonios internos.
    Buen trabajo, Mila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Demonios internos" también es una buena definición. Entre almas errantes, conciencia y demonios..., parecen leyendas ja,ja.
      Muchas gracias, Tara.
      Que tengas una bonita noche.

      Eliminar
  6. Muy buen micro, tener la conciencia tranquila es un bien precioso, y caer en manos de los médicos una forma de tortura necesaria. Me gusta como has desarrollado la historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Ángel, me gusta como lo has descrito. Totalmente de acuerdo.
      Muchas gracias, agradecida con tu visita y huella.
      Saludos!

      Eliminar
  7. Hola Mila , muy buen micro pero algo angustioso
    por la pena del personaje , me a gustado mucho , saludos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor, me alegro te gustara. Muchas gracias.
      Saludos, y buen finde;)

      P.D. He intentado entrar en tu blog varias veces, desde el Android y PC, y me ha sido imposible leer tu micro, nada más empezar, sale una página de noticias. Lo volveré a intentar mañana, pues ya el título me sedujo.

      Eliminar
  8. Pobre hombre. Si alguien le da a la pastilla, que sea para ir a la disco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sería más apropiado. Siempre mejor la diversión.
      Saludos, y gracias por pasar.

      Eliminar
  9. Muy buen trabajo retratando aquello que nos persigue por una u otra razón. Cosas que hicimos o que dejamos de hacer, algunas mas siniestras que otras como las de tu personaje. Un relato inquietante. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, todo va saliendo, de una u otra forma. Y parece que la memoria es bastante selectiva.
      Muchas gracias Ana.
      Un abrazo!

      Eliminar
  10. ¡Hola, Mila!

    Una contribución muy especial al reto que se salda con un relato con ese aire de leyenda urbana -o rural- que pone los pelos de punta. El peso de la conciencia y los remordimientos de manera paradójica nos hacen más humanos y de alguna manera demuestran la existencia del alma. Por otro lado, sigo sin comprender la injusticia y la censura de Facebook con este espacio y con el de David. Es inexplicable.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Hola, Miguel!
      Si, bien podría entrar en estas categorías. Te diré, que parte del relato me lo contaron hace tiempo, no sé si fue verdad o no, pero como creo en estas cosas de la conciencia, el alma...es la parte donde comienza: "Seis noches consecutivas..." Ya lo tenía escrito, y acomodé para el reto.

      Tampoco comprendo lo de Facebook, me cansé de enviar mensajes a esta red indicando a qué, se dedica el blog, incluso en inglés. Hace tiempo lo dejé estar, hago como David, lo subo a BLOGUERS.NET y desde allí lo puedo poner en face.

      Muchas gracias, Miguel.
      Un abrazo cariñoso.

      Eliminar
  11. Me ha gustado mucho tu aportación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Querida, querida Mila... Un gran gusto volverte a leer. Me parece muy bien desarrollado este relato, como siempre tu manera de narrar es impecable. El tema es fuerte, sí que es fuerte. Si no hay almohada más linda y suavecita para dormir como una conciencia tranquila, en este caso es todo lo contrario y en verdad que es aterrador. Condenado en vida, peor que muchos otros castigos.
    Te dejo un abrazo muy grande.

    Por cierto, qué mal que tengan esos problemas con Facebook, de verdad que no lo comprendo. Ojalá se solucione, aunque no entiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida Maty!!
      Y un gusto verte aquí con tus impresiones.
      Me ha gustado lo de la almohada, totalmente de acuerdo. Para un buen dormir nada mejor que tener la conciencia tranquila.
      Muchas gracias por tan alentadoras palabras, eres un cielo.
      Abrazo enorme. ❤️

      Lo de Facebook, ya no me importa para nada, gracias a esa censura, pude conocerte en BLOGUERS, y a otras compañer@s. No hay "mal" que por bien no venga.

      Eliminar
  13. ¿Qué fue lo que a ti te sucedió con Facebook? Qué bueno que ya no te importe,pero me llama la atención que varias personas se han quejado.

    Feliz semana amiga, un abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, Maty, simplemente Facebook bloqueó el enlace como a tantos otros, se dice que es cuestión de los algoritmos. Claro que no me importa, ya lo tenía olvidado, y olvidado queda.

      Feliz semana también para ti, preciosa.
      Otro abrazo de vuelta con todo mi cariño.

      Eliminar
  14. ¡Tu buen texto me recuerda Mi Lema! : Al llegar La Noche Penitente, hay que disfrutar de un ánima tranquila, y poder dormir con una pierna hacia Roma y otra a Santiago de Compostela. Algunos Bellacos como ese que recibe su merecido psíquicamente de este microrrelato, JAMÁS descansarán en Paz porque La Conciencia [¡¡¡Gran Dios de Los Gentiles!!!] les recriminará una y otra vez actos indebidos y sin moralidad
    Así que, ¡ ¡ ¡ O h M i l a ! ! ! : UN BESO.🍀

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Juan, al poner la cabeza en la almohada la mente cuanto más limpia mejor para la salud física y psíquica. También por aquí decimos lo de las piernas, ja,ja. Si, este bellaco supongo que hasta su final padecerá las consecuencias en su conciencia, por más píldoras de colores que su sombra tome, ¡o no! Gracias, por la gentileza de tu presencia y por ese beso que recibo ahora mismo.
      Otro beso bien grande para ti, y que la semana te sea muy propicia.

      Eliminar
  15. El coma sería una buena solución y u buen castigo si no ha pagado ya. Al menos podría dormir.
    Original y aleccionador relato con elementos drásticos como la guerra y el siquiatra para dar cuerpo
    Salusoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que si, bien podría ser una buena solución para este personaje.
      Me alegra que hayas sentido así este relato, Gabiliante.
      Muchas gracias por pasar y dejar tu impronta.
      Saludos;)

      Eliminar
  16. Hola, Mila. La conciencia, ese Pepito Grillo que todos llevamos dentro, siempre está presente en nuestras vidas, aunque intentemos distraerlo con pastillas, alcohol u otras drogas. Sujeto pacifnte que tarde o temprano nos hará enfrentará a nuestras malas acciones.
    Buen trabajo para este reto de David.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bruno.
      La conciencia a veces nos juega malas pasadas, pero ahí está, recordándonos hasta lo que queremos olvidar. Me alegran tus palabras, muchas gracias por la apreciación.

      Un fuerte abrazo;)

      Eliminar
  17. Hola, Mila. Es verdad que la conciencia es un bien preciado. Si no que se lo digan al personaje de tu micro. Hay mas de uno por ahí que no podrá dormir bien por las noches. Malrayos les partan!! Un saludo y muy buen aporte al reto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro.
      Muy preciado, y tienes razón, cuánta genta habrá que sus insomnios sean provocados por esa "conciencia" que nunca calla. ¡Malrayos le partan! ja,ja.
      Muchas gracias, pedro.

      Pasa un feliz jueves.

      Eliminar
  18. Las Leyendas urbanas, pese a ser eso, leyendas, siempre me resultan aterradoras por ese atisbo de duda que generan en la razón.
    Los médicos recetan la medicación por algún motivo, sobre todo los psiquiatras, y las consecuencias de decisiones erróneas sobre acabar con antelación los tratamientos, suelen ser como los que describes. La única cosa positiva, sin embargo, es que de ser todos buenos y obedientes, no tendríamos motivos de inspiración para relatos como el tuyo.
    Mucha suerte, Mila. Se te echaba de menos.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo creo, que las leyendas urbanas algo tienen de verdad, aunque con el tiempo se va desvirtuando el contendido inicial. En cuestión a los médicos, bien cierto, hay gente que deja los tratamientos sin la autorización debida, luego vienen las consecuencias, como en el caso, y que me sirvió para el relato.

      Muchas gracias, últimamente no publico mucho en los blogs, cuando va llegando la inspiración. Siempre un placer contar con vuestra compañía y leeros.
      Otro beso enorme, acompañado de un abrazo;)

      Eliminar
  19. No hace mucho una cita llamó mi atención: "El Cielo y el Infierno está en nosotros" y debe ser que cada uno de nosotros elegimos con nuestros actos en vida qué lugar será nuestro destino tarde o temprano. Tu protagonista descubrió tarde que no hay acciones sin consecuencias. Transmite muy bien el desasosiego interior del personaje. Y la ambientación también evoca muy bien un paisaje interior propio de un manicomio. Muy buen micro, Mila. Me ha gustado tu relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carles. Esa cita sobre el Cielo e Infierno, o parecidas, también las he escuchado y leído, y creo en ello. Es como el bien y el mal, todas las dualidades parece ser que existen en uno. Me alegra mucho haber sabido transmitirte lo que dices, esa era la finalidad del relato.

      Muchas gracias por tus alentadoras palabras.
      Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  20. La conciencia siempre está ahí para recordar y cuando pesa no deja de atormentar aunque te atiborres de pídoras. Y no me extraña que al pobre de tu relato el interruptor de la luz no le encendiera nunca nada, la reliquia sería un milagro que funcionara 😊 Muy bueno.
    Buena noche Mila.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conciencia permanece pese a pastillas o cualquier cosa con la que se quiera acallar. Esa reliquia de interruptor le debió influenciar ja,ja.
      Muchas gracias, Laura.
      Grata tu visita.
      Feliz jueves.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Hola Mila. Un relato angustioso en el que se percibe la desesperación del anciano, a quien los fantasmas del pasado atormentan una y otra vez hasta convertirse el mismo en un fantasma. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge.
      Si, a mí también me parece angustioso. Me alegra comprobar que se percibe la desesperación... Muchas gracias por la vista y comentario.
      Un saludo;)

      Eliminar
  22. Hola, Mila. Pesadilla siniestra y oscura la de tu leyenda urbana. Cuando no hay luz de esperanza la autosugestión campa a sus anchas como alter ego de la imaginación y cuidado con eso. Muy inquietante tu micro. Saludos 🖐🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, JM. Me gusta la interpretación que has hecho del relato. El alter ego es muy ladino, hay que saber manejarlo.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  23. Mila, me alegra que finalmente te hayas presentado al reto propuesto en el Tintero con este genial micro.
    La conciencia despierta tarde o temprano y toda pretensión de olvidar las malas acciones que se han hecho es inútil como bien queda reflejado en el texto.
    Me ha encantado leerte en esta historia que muy bien podría ser calificada como thriller psicológico. Felicidades querida amiga por tu siempre bien y buen saber hacer.
    Te dejo un abrazo inmenso que acaricie tu bello Ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marina! Ojalá te hubieras animado también a participar. Ya ves, escogí a la conciencia para elaborar el relato, y es verdad, esta sale tarde o temprano a pedirnos cuentas para saldar y dormir en paz, y vivir. Que bueno, que consideres la historia también como thriller psicológico; me gusta como suena.

      Muchas gracias, mi querida amiga, siempre un lujo contar contigo. Me alegro que te haya gustado. Acojo ese abrazo ahora, que me viene de maravilla.
      Otro abrazo enorme para ti, corazón hermoso.

      Eliminar
  24. Recuerdo que de pequeña en mi pueblo había un señor que según decían la conciencia no le dejaba dormir porque en la guerra había matado a más de uno y para tratar de evadirse por las noches se iba a cabalgar con su caballo hasta que se rendia y volvía para tratar de conciliar algo de sueño. mala compañía es la conciencia. Tu relato es buenísimo Mila.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conchi, pues lo que cuentas es muy parecido a lo que aquí relato. Más tarde o temprano la conciencia viene a recordarte esos actos que no dejan dormir en paz. Me alegro mucho que lo hayas contado, y que te haya gustado este micro.

      Abrazos!

      Eliminar
  25. Una buena historia, debe ser horrible tener esas pesadillas donde la noche te la pasas huyendo de sombras o de voces rencorosas. Las pastillas no las debía haber dejado, sus recuerdos nefastos volvieron otra vez a perseguirle. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que debe ser terrible, esas pastillas podían haberle ayudado, supongo que la conciencia se impuso... Muchísimas gracias, Campirela.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  26. Hola, Mila. Muy buen relato, muestras con sutileza y maestria esos pecados junto con unas culpas que nunca llegan a mitigar.
    Misterioso y original. Me encantó.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepe. Seguramente esas culpas le perseguirán siempre.
      Muchas gracias, me alegra que lo hayas sentido así.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  27. mE GUSTA TU ESTILO CORTO BUENO ELEGANTE

    ResponderEliminar
  28. curiosamente Mila mi Orbayu poetico de hoy va de esa sombra que está y no sabes como eludirla lo llena todo y es un vuleco al corazón..ha sido un placer leerte .te invito a leerlo en Horas Rotas y aprovecho este momento de luna de oro en la noche gris ,para desearte feliz navidad y ventura ,mis saludos atentamente. jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jose Ramon, me alegro mucho de que se haya dado esta coincidencia.
      Gracias por tan grata visita, y de que te haya gustado la lectura.
      Con gusto pasaré por tu blog a leerte.
      Feliz navidad, y próspero año 2022.

      Saludos afectuosos!

      Eliminar
  29. cada dia escribes mejor
    Te deseo lo mejor

    ResponderEliminar
  30. Hola Mila, gracias por tu felicitación. Que el año que acaba de comenzar se conviertan en la base para lograr todos tus propósitos. Que tengas un buen año, que todo sea luminoso, alegre y satisfactorio. ¡Feliz Año Nuevo!
    Un grande abrazo de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cristina, no estaba segura de si la verías, dado que no estamos mucho por los blogs, pero siempre te tengo presente y quise ir...
      Muchas gracias, por tus buenos deseos, me vendrían muy bien, los mismos para ti con idéntico cariño.
      ¡FELIZ AÑO 2022!

      Un abrazo enorme de luz.

      Eliminar