lunes, 12 de noviembre de 2018

La Nube de los Amantes


Prolongo el viaje por el espacio tiempo; esperando encontrar un escenario escondido en la trastienda de las emociones que permita descubrir uno de los errores cometido siendo terrenal con otro cuerpo en una época anterior y  está mellando en la realidad actual.
Una luz blanca siempre me guía en esta clase de búsquedas.  

^^^

Llego al interior de una espaciosa alcoba elegantemente decorada, caldeada por un gran brasero de bronce de exquisita calidad artesanal asentado en pies también de bronce. El contenido de la estancia además sustenta cierta sobriedad y moralidad religiosa, cuyos dueños revelan poseer abolengo elogiable en el lugar donde residen.  

Percibo en la atmósfera una vibración energética proyectada por sombras poco amistosas velando mi visión. Las voy eludiendo logrando ver más nítido y sin pisar el suelo me acerco a los barrotes de un lecho matrimonial. 

Un hombre y una mujer están entregándose cariño con pasión. Sus caricias, abrazos, susurros besos…Todo en ellos refleja el amor que se profesan. Cerca de sus arrobados contornos distingo enlazadas y sutiles espirales de purísima luz creándose con cada suspiro de gozo dedicado.

De repente aparece una intrusa voluta en forma de nubecilla gris, es un ego de culpa procedente de la mujer por estar cometiendo adulterio. 
La nubecilla se dispersa por la habitación como si quisiera atrapar algo, aproxima a los amantes y enrosca en el aura del hombre por unos instantes. El amor que siente por la mujer es sincero, profundo, consiguiendo sin él saber, que la nube gris se aleje desapareciendo por una de las paredes.  

Están llegando a la cúspide de la comunión con la energía del acto y observo fascinado como los cuerpos energéticos de la pareja con sus bellísimos colores; se elevan abrazados por encima de sus cuerpos componiendo un perfecto coro de figuras lumínicas y al compás del amor con que se entregan ellos, comienzan a danzar graciosamente emitiendo una sinfonía de notas celestiales. 
Me parece estar contemplando una magna celebración por todo lo alto de aleluyas emparejadas con las pátinas del arco iris.

^^^
Consiguen fusionarse en 
un solo ser a través de la energía sexual proporcionada por el amor que les une, disfrutando  sin el peso de la culpa. Los cuerpos sutiles van descendiendo juntos estableciéndose en respectivos físicos. Sus semblantes están radiantes y sus cuerpos brillantes de placer.
No han creado nueva vida pero tampoco estaba predicha.  

Estoy emocionado por lo contemplado y creo que es momento de partir, no obstante algo retiene mis pies en vilo. La nube gris regresa más crecida que cuando partió. Atraída por la mujer que coloca de nuevo en la morada de la mente y continuará manipulándola con mayor poder, porque ahora se siente más culpable por sucumbir otra vez a ese encendido amor habiendo sido infiel a su esposo a pesar de amar al hombre que reposa feliz abrazado a ella. Son inconscientes de lo que está sucediendo y él, en su vulnerabilidad, no puede impedir que la nube roce su sensibilidad quedándose un poco de ella para sí mismo.

La nube es una sombra. 
Una forma de pensamiento repetitivo que alimenta ella cada vez que se siente culpable por amar a un prohibido. Regresó voluminosa debido a que al marchar se dirigió en busca de alimento que poseen personas conectadas con el pensar de la misma culpa.
Es un *Egregor cada vez más poderoso y cobijo no le falta en aquella mansión, hay un grupo muy grande de gentes sembrando igual temor.

A punto de despedirse halagan con, no tan apasionados besos y abrazos. La culpa en la mujer está reforzada y en el hombre, irá minando lentamente y no podrá impedir ser perjudicado física y psicológicamente por cada posterior encuentro ilícito. El destino de los amantes está gobernado por una acusadora sombra que declarará en contra del amor teniendo estos que subsanar el error por enamorarse a destiempo.

^^^

Aún falta saber, ya que no puedo moverme como quisiera y en breve estoy observando con atención ambos rostros. El hombre, es el yo del presente y mi ser energético regresa como un rayo a ocupar ese cuerpo que habito ahora, descansando plácidamente al lado de María, la misma/diferente mujer de entonces, al fin convertida en amada esposa  compañera... 
Y entiendo, a los absurdos temores haciendo que desconfiara de la tan admirada y deseada María, pudiendo esta enamorarse de otro hombre. 


El error ha sido descubierto no tiene armas ni valor. Desapareció junto a mis temores.  


Hoja del Diario de. "Un Viajero en el Tiempo" 




Mila Gomez


domingo, 30 de septiembre de 2018

La Sorpresa




El avión venía con retraso; una excusa como cualquier otra.  Le dije que llegaría a casa tres horas más tarde. La verdadera intención del engaño era darle una anticipada y grata sorpresa por su aniversario. Confabuló la conflictiva casualidad permitirme ver a Joaquín con cara de tontolaba, balbuceando vanas escusas mientras torpemente escondía su descaro. Laura emulando sorpresa con semblante de ¡no sé cómo pasó! Me produjo náuseas el ver sus cuerpos brillantes por las perlas del placer. Si practicaron amor o sexo nunca quise conocer ni desde cuándo. Estaba viendo y experimentando la infidelidad de un modo cristalino. 

Me dolió, si, perdoné cuando conocí un buen día. Olvidé cuando comprendí  que una hermana se enamoró de un esposo por las cosas que yo despreciaba en él. 




Mila Gomez



martes, 11 de septiembre de 2018

El Guardián


En mudez y velada presencia para que no se perdiera; fue lo que le propuso ella en uno de sus intrincados parajes oníricos.
Pactando un plan de salvación con una clave; ser consciente

Cuando rememora el frágil escenario estando en el punto de mira cambia la ira por paciencia, entonces Él atraviesa con espada de paz su estructura física, clavando el filo en el centro del corazón hasta ella poder sentir sumida en excelso éxtasis.

Fantasea despierta con la reaparición de su pacificador.

Olvidadiza de la alianza.
Contenta la ira persiste en combate contra el intruso que por bien, conoce. Prefiere verla muerta que en brazos de la eterna dulzura. 

Duelo de espadachines en el que una permanece alerta a la mínima ocasión mientras el Guardián, cumple con su labor en libre albedrío lo que en sueños  se le asignó. 

Demasiada paz.
La ira se refuerza, y.
En un acto despistado con moderada agresividad, a través de un alambre de espino clava su saña en la muñeca derecha del cuerpo de la mujer cercenando sus venas con señal de patente victoria. 
De seguido abandona su alma en un túnel frío y oscuro. 


^^
El Guardián la rescató. 
El contrato no estaba consumado.



La ira es una herramienta del ego al servicio del mal, que también utiliza para que tú, te hagas daño olvidándote de él y te sientas culpable. 


Mila Gomez. 



miércoles, 23 de mayo de 2018

Derecho e Izquierdo






Imaginemos cierta la existencia de una Fuerza o Ser Superior que nos  escucha y responde, interior e inherente dentro del ser humano llamémosle Dios, (por usar un nombre genérico que todos conocemos.) También concibamos a gente confiando nada más que en sí mismos; soy cuerpo con la mente dentro de este y viviré hasta mi último día con la saya  puesta.

Voy a comprobar cómo debería solicitar un favor para que sea favorecido.   


Petición realizada sinceramente.

Si creo en esa Fuerza Ser Superior alojada en mi interior y en estos momentos tengo un grave problema en la realidad en la que vivo, de seguido efectúo una sincera petición con devoción y por supuesto, espero sinceramente y con absoluta fe, de que, llegada la mejor circunstancia en el tiempo se me comunicará de una u otra forma el desenlace del mismo, ¿para qué antes o después? Me olvido del problema en la certeza de que ya está resuelto y continúo con mi vida con una sonrisa. Esperando confiada a que venga con una mejora de la situación. Esa sería creencia verdadera puesta en ese Poder al que considero mi benefactor. Lo que es lo mismo, el dador que me da lo que le solicito, ni más, ni menos. Luego es cosa mía colocarla en adecuado lugar de mi particular escenario para que el resto de piezas vayan cayendo por sí solas. Por mi parte ya lo hice todo, pedí sinceramente y recibí mi fe. El amor gana.

Petición realizada con sinceridad.

¿Qué pasa si creo en ese Ser Benefactor y a la vez cobijo dudas por no haberme mostrado mi fe pasadas veces que en verdad le necesité? Demandé con devoción y con sinceridad. Sucedió que mientras esperaba impaciente me otorgara la solución del principal problema, (YA,) llegué a creer que no recibía por no haber estructurado correctamente la plegaria, y cansina, la pido una y otra vez, orando con dudas y temor de que me venga algo peor, casi a punto de no creer real a ese Ser Maravilloso nunca visto ni oído. Resulta que la respuesta estuvo dada en el momento pedido pero claro, tanta variación en plegaria y petición con tan parca fe, que la solución facilitada por el Ser que se supone quiere lo mejor para mí puesto que habita en mi interior, a su vez va variando la resolución y el principal problema nunca termina por resolverse. Entretanto, añadidas contrariedades se han unido al principal que además, presume de estar olvidado. Continuaré solicitando ayuda de la misma manera para las batallas cotidianas que mi modesta realidad lanza de continuo contra la cara. El miedo gana.

Reflexiono.

¿Qué ha acaecido en cada una de las dos peticiones? Admitamos que quién más o quién menos creemos en un “algo”. Si ese “algo” no reside afuera por tanto ha de estar adentro de lo contrario no hay creencia verdadera en la existencia de ninguna Fuerza Superior y la desconfianza permanece en conflicto con la seguridad.         

La primera petición fue realizada sin titubeo y sobretodo sinceramente. Quiere decir; que no albergué duda de ser escuchada y por ende respondida. Hay genuina fe y se me concede la bendita solución justo en el preciso momento de lógica necesidad que el amor escogió para mi propio bien sin yo saber. 

La segunda petición fue realizada con/sinceridad. Parece que quiera decir lo mismo que sinceramente, sin embargo me di cuenta que a la sinceridad no se le puede anteponer nada, ni siquiera el “con” que vendría a ser un obstáculo, puesto que “con” puede confundirse y mandarme la respuesta “con” muchos misterios causantes de  mantenerme en vilo apoderándose de mí la inseguridad que proporciona el miedo.

¿Si no hay nada de todo en la nada?

Cabe la posibilidad de que no crea en nadie ni nada en particular, todo sea una fábula, no hay una nada que esté llena para darme lo que es imposible exista. ¿Qué puedo pedir para que se me conceda? La realidad en que tengo aposentados los pies es la única presencia conocida y con el esfuerzo del cuerpo y mente, valentía decisión y otras alhajas de los ídolos llamados ilusión, por mí misma labraré el destino si nací sin alguno establecido. Solo como ser humano soy dueña de él hasta que establezca conexión con el Ser. También está bien, todo vale. La Creación y creatividad no van a enfadarse conmigo.


Reflexiono de nuevo.

Yo, creyendo en el Ser y el ser, me permito la licencia de razonar  que para este último grupo de personas que navegan por las azules aguas de su mar cualquier problema y solución estarán siempre en la ola que les venga. El futuro está supeditado por simple distorsión (NO) por SI de que, “la nada está llena” y tan solo existe el vacío en el espacio de su si/no

Falta aprender una lección vital la cual asegura que uno tiene el Poder para elegir su mejor y atrayente existencia dependiendo de los ojos con la que esta sea observada y entendida. 
Por tal, una vez aprendida puedo y debo ajustarla al más bello estilo. 
Es mi derecho e izquierdo.  



Mila Gomez. 

* Reflexión publicada en el libro. 
Universo de Esperanza. Lucha por la Vida





miércoles, 25 de abril de 2018

Segunda Residencia



¡HOLA A TOD@S!

Continúo Con Intervalos y  resulta complicado acompañaros como me gustaría. Es por ello que aprovecho esta casa de ENCUENTROS para invitaros a conocer, a quienes aún no lo conocen, el nuevo Blog que inauguré el 23 de marzo y posicioné aquí, justo debajo de mi perfil. 

En la trastienda de mi mente se reunían palabras con distintas connotaciones que venían de otro lugar al que voy a llamar alma. El tiempo que las escucharé no sé si depende de mí, para ellas cree un espacio en las que poder liberarlas cuando quieran y de la manera que surjan. 

Lugar de quietud, de miras en otra dirección, segunda residencia virtual en la cual reposar en estos momentos de mi vida. Escuchar mejor el silencio. 

Será un verdadero placer recibiros también allí, si os apetece. Siempre seréis bienvenidos.

La dirección la dejo aquí anotada con el primer diálogo. 

Blancas Azucenas


















Gracias. 



Mila Gomez. 


viernes, 13 de abril de 2018

Rol


Nada sé con que entretienes la mente, crees o dejas de creer, bien o mal que sientes. 
Suposiciones tal vez. 
No estoy en tu piel ni pensamiento si así fuera actuaría de igual manera. 
¿Acaso veo, oigo y percibo tal si conociera el Rol que te tocó en fortuna? 
Las cartas en la vida fueron repartidas a partes iguales, a cada cual su suerte. 
Puedo tener espíritu aventurero el tuyo lo desconozco. 
¿Quién soy en juzgar afirmando ser mejor de quien predica? 
Mi comportamiento igual de honroso si fui diseñado para contigo completar la extensión.
No es que no me importes ¡todo lo contrarío! es por eso.
Quiero dejar de cuestionar, pasar por alto lo que para mí pueda parecer inapropiado, a la importancia que das a lo que aseguras ser por tener.  Censuras o composturas.
Nutres las raíces del árbol que cobija dando sombra o luz. Eres tú y consecuencias. 
Cuando la quimera no alcance juicio alguno y nada ejerza presión en ningún poro del cuerpo.
Solo entonces, todo cobrará sentido. 


















Mila Gomez.


jueves, 5 de abril de 2018

Juguetes del Pánico



Mario repasa mentalmente aquellos juguetes guardados a los que en su día, otorgó realidad. Convencido que cobran vida al ponerlos en funcionamiento para jugar con ellos iniciando una batalla en la que solo puede quedar un vencedor. Un simulacro creíble del gato y ratón que una vez puesto en marcha siente ser el de menor tamaño. Solemne, va la vida en ello y no quiere experimentar nuevo fracaso, esa sensación amedrantada nunca le gustó. Su mente hospeda aprensión a ser vulnerable y por ende considerarse mal contrincante a causa de un algo desconocido. Recuerda, que sus padres recitan la misma estrofilla si les comunica que por miedo a ser dañado el otro ganó. 

— Hijo. ¡Solo son juguetes, no pueden hacerte daño ya sea que ganen o pierdan! 
En cada desconsuelo sonríen con adoración.

Mario aleja las reflexiones mentales sin esfuerzo y regresando a su pequeña y natural valentía decide escoger al enemigo más recelado, adquirido a capricho por sus papás. Resuelto, abrió el armario. Un dragón rojo con enorme panza blanca y escamas amarillas que flamean. Con mano firme pulsa ON. El dragón se hincha justo el tiempo para que Mario vaya buscando escondite en donde el fuego saliente por las fauces del fiero animal no le alcance con esa quemazón, persiguiéndolo sin tregua. Tiene sonido a volcán en erupción. 
Comienza el juego.
Mario no logra alejar de sí como quisiera un hábito de alarma. Aferra entre sus deditos derechos el mando de dirección resuelto a no dejarse ganar por su rival. Abraza lo imposible de lo posible por dirigir el fuego a estamparse lejos de su presencia. Perladas gotas de enlazadas emociones cubren la frente de su bello rostro, pero se prometió ganar en esta ocasión, no puede fallarse. 
Advierte que va perdiendo. El aprendiz de la confianza se opuso en apretar OFF para detener la batalla y en consecuencia perdió. 

¡Vaya! No registra tanta pérdida, algo dentro de él le dice que perder tantas veces con el mismo adversario deja de hacerle gracia ni tener sentido. 

Se permitió morir para volver a nacer.


El panzudo dragón fabricado a durar un preciso tiempo llegado el momento se desmoronó. Una piltrafa de temido juguete destrozado junto a las piernas de un Mario que exclama. ¡SI!!!  Por primera vez se percata que lo salido por la boca de su pavor no es más que aire teñido, polvo que desaparece fácilmente sacudiéndolo con ganas, motas rojizas parecidas a las ocasionadas cuando le salpica salsa de tomate y su mamá las elimina como por arte de magia. 

Nada, dice, de si su júbilo es originado por la risa del descubrimiento o el llanto de haberse quedado sin un juguete inofensivo. Los padres intrigados por la mezcolanza de acentos que emite el pequeño van a la sala de juegos. Junto a un destrozado y desfigurado muñeco encuentran al niño con expresión de. ¿Comprensión infantil?  Mirando a sus progenitores con evidente satisfación dice. 

Se rompió solo. ¡No era más que un juguete!  

Se dirigió al armario del terror acariciando uno por uno a todos lo que había creído enemigos. 

 Perdí el miedo y quiero jugar y divertirme con todos los juguetes. Ninguno hace el daño que yo temía. 

*  En la niñez, fundó existencia a lo que no significa peligro. El miedo sólo se perdió, camuflado de "no pasa nada" se interpone junto a la auténtica realidad, engordando solapadamente. 


***

Más crecido, Mario ríe al recordar aquellos juguetes que le traían de cabeza. Ya se considera inmune ante cualquier competidor que se cruce por el capricho con la intención de jugar. 
Sobrevalora su confianza jugando. 

Aún no sabe que sabe. Dragones clandestinos fabricados para un tiempo de ellos son amos en los juegos que utilizan continuamente gentes mayores que él. Aguardan pacientes para desafiarle poniendo a prueba valor y fortaleza comprobando su fe y solidez. 

Dragones con cara de asignaturas, amistades,  amores o familiares, salud, coches, casas, dinero, trabajo, hijos con sucesores tal vez. Objetos sugestivos e interesantes. Vulnerabilidad acompañada por cortesanos como la ira y el pobre de mí. Conflictos entre ganancias y pérdidas según el terror subyacente en la mente. 

Atractivos y versátiles dragones fabricándose con la insana intención de continuar provocando quemaduras a sus padres sin saber estos que el miedo se presenta de múltiples formas y no distan tanto a los que sentía su niño. Por equivalencia poseen el mismo tamaño. Adultos y sumando años a su manera continúan avivando el fuego de las ilusiones. Los juguetes van adquiriendo a cada paso diferente cuerpo y comprensión. 



* Hasta por fin percibes, luego Sabes. El fuego se extingue con la templanza, la cual concede  equilibrio entre el fuego y el agua  reinante dentro de uno mismo.     

Gracias por el fuego y el agua. 


Mila Gomez.