martes, 2 de febrero de 2016

El Problema





Todos Somos Uno.
Me surgen conflictos internos a la hora de reconsiderar dicha suposición como una cuestión Totalitaria, en la cual, si Todos Somos Uno, no hay Uno que esté separado de nadie, siendo así, ¿Qué hace que nos tratemos como si cada quién nada tuviese que ver con los demás? No nos conocemos físicamente, este podría ser uno de los motivos para crear una discordia separatista.  
Si  Todos Somos Uno y yo me siento separada, tengo un problema de identidad, el problema es mío aunque debería ser de todos. Es el primer problema que debo resolver a pesar de que si en verdad  Todos Somos Uno, el problema ya está resuelto antes de comenzar. Si  estoy dentro de una Misma Identidad y nunca existió el problema, debí  sentir  separación en la confianza de que Todos Somos Uno. 
Y al tener ese problema sin resolver que por otro lado siempre estuvo resuelto por carecer de fundamento, advino otro problema por querer comprender, de dónde había surgido la separación con el resto, provocando con ello y sin querer, variadas clases de conflictos.
Un problema de falsa identidad creado por uno solo, pasa a ser de Todos Somos Uno. La solución estaría en saber, qué debería hacer para volver a la Identidad y sentirme dentro de Uno.
Sabiendo que no existe razón alguna de preocupación por no existir ningún problema.
¿De dónde salieron los problemas que padecemos todos?
¿De la separación con lo Divino?

Mila Gomez.


La tentación de considerar que los problemas son múltiples es la tentación de dejar el problema de la separación sin resolver”.
"Un Curso de Milagros"